¿Patria o ‘matria’?

Jose Ignacio Gonzalez FausLa Vanguardia

Las teologías feministas han puesto de relieve una trágica patriarcalización del lenguaje sobre Dios que origina una imagen deformada de Dios, con consecuencias nefastas para la fe. El lenguaje llega a nosotros configurado por una historia y por las limitaciones de esa historia que muchas veces ya no podemos cambiar, pero, al menos, deberíamos comprender, aclarar y esquivar. En el tema de Dios nuestro cristianismo ha deformado el segundo precepto del decálogo, diluyendo la prohibición radical de “hacer imágenes de Dios” en un “no tomar el nombre de Dios en vano”.

Esta deformación arranca de la lucha contra los iconoclastas (siglo VIII) que, exagerando el segundo mandamiento, prohibían también las imágenes de Cristo. Les condenó el segundo concilio de Nicea (año 787) porque, con la encarnación, Cristo se convierte en verdadera imagen de Dios. Y porque, en un mundo casi analfabeto, las imágenes sustituían a la lectura y eran una forma de catequesis, como vemos en tantos capiteles de las catedrales medievales. La condena de los iconoclastas permitía imágenes de Cristo y de los personajes bíblicos, no de Dios.

En la historia de la Iglesia antigua, era frecuente que cada concilio provocara exageraciones que había de corregir un concilio posterior. Esta vez ya no hubo otro concilio (por el cisma de Focio) y las exageraciones brotaron como hongos, dando lugar a mil imágenes de Dios, todas masculinas (porque eso pedía el lenguaje corriente). Sirva como único ejemplo ese abuelo venerable del cuadro de la creación de Miguel Ángel.

Bueno sería que los responsables de la Iglesia nos hicieran recuperar aquel segundo mandamiento tan decisivo del Decálogo: no te harás ninguna imagen de Dios. Porque si el mejor nombre que podemos dar a Dios es el de “Indecible” (Tomás de Aquino), a fortiori Dios ha de ser inimaginable y toda imagen de Dios tendrá algo de blasfema. Pero eso queda para los profesionales de la teología.

Hoy, tras la oportuna huelga feminista del 8-M, quizá interesa más alertar sobre otras formas de nefasto patriarcalismo que, en mi humilde opinión, deberían preocupar más a las mujeres. En todas las lenguas que conozco la tierra es femenina: ¡hasta en el alemán que invierte tantos géneros haciendo masculina a la luna y femenino al sol! Y es que hay una experiencia universal que asimila la propia tierra a todas nuestras experiencias maternas. En ella nacemos como nacemos de la madre, su paisaje es el primer marco que reconocemos como nos pasa con el rostro materno, sus alimentos marcaron nuestro paladar como el pecho de la madre. A ella nos referimos con diminutivos de ternura como hablamos a veces de la mamita (la terreta, la tierruca de Pereda, el terruño…). La expresión madre tierra es algo más que una metáfora: por eso está presente tanto en el canto de las criaturas de Francisco de Asís como en la Pachamama sudamericana. Y todos conocemos (y hemos disfrutado) esa experiencia como de fraternidad que se produce cuando, estando fuera de nuestra tierra, encontramos algún paisano.

Según este paralelismo, la tierra que nos vio nacer debería ser nuestra matria. Eso de la madre patria es un oxímoron al que nos hemos acostumbrado, donde se cuela otra vez un patriarcalismo nefasto, que convierte en agresiva la dulzura de la madre tierra. La raíz y el arraigo que todos necesitamos se deforman así en autoafirmación. En la infancia, que tanto nos configura y en la que echamos nuestras raíces humanas, la madre sugiere sobre todo ternura y fraternidad, el padre sugiere más poder y competitividad. Así nació esa expresión machista de orgullo patrio y el entrañable amor a la propia tierra se deformó tanto como la imagen de Dios masculinizada. Donald Trump es el ejemplo más triste de ese amor patrio machista.

El resultado es que las patrias, en vez de abrazarse, no paran de enfrentarse. Ya los romanos cantaban que es dulce morir por la patria. Las denuncias que hacemos hoy contra la sociedad patriarcal, deberíamos hacerlas también contra la patria patriarcal. ¿Habría tantas guerras en la historia humana si la tierra hubiese sido experienciada maternalmente y no patriarcalmente? ¿O si los patriotismos no se hubieran convertido en nacionalismos machistas?

Esa perversión del amor patrio ha sido bien descrita por grandes filósofos de nuestros días, curiosamente ambos de la tierra del chauvinismo: “El ‘nosotros’ que serviría para liberar al yo de sí mismo, se subordina a un ‘nosotros’ que sirve para exaltar al propio yo” (Jean Nabert). “Las pasiones suelen camuflar la inocencia de la diferencia bajo la capa orgullosa y fatal de la preferencia” (P. Ricoeur). Y el patriotismo se convierte en excusa para ignorar (y hasta exaltar) los propios defectos en lugar de reconocerlos.

Por eso creo más importante luchar por la matria que por la portavoza: porque, poniendo género a las letras, no podremos comernos una nueza, y se quedarían sin cantar muchas mujeres por no tener buena voza…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s