Tú ya estás en medio de nosotrxs. Carmen Notario

Gaudete_Sunday_Rejoice

Carmen Notario. Espiritualidad integradora cristiana

Cuando llegan estas fechas parece que se nos ablanda más el corazón y estamos sensibles a las relaciones humanas recordando a los que están lejos, a los que ya no están con nosotros y a veces toda la ilusión de la Navidad es la llegada de esa o esas personas que hace tiempo que no vemos y que vendrán a pasar estos días con nosotrxs.

Ven aquí, ponte en medio y nos acercamos con cariño a ese hijo, a esa hermana…como si la proximidad física nos llenara ese hueco, esa ausencia de tiempo en la que la persona querida está lejos en el espacio pero no en nuestra mente y corazón.

La primera Navidad que pasé fuera de casa, al entrar misionera, mis padres salieron de viaje el día 25 tempranito por la mañana para pasar ese día conmigo. Después de celebrar el 24 con toda la familia mi padre no podía imaginar una Navidad sin mi y no le dio pereza ponerse al volante para ir donde yo estaba.

Por mucho que nos empeñemos en llenar nuestra vida de cosas son las personas que amamos y que nos aman quienes nos llenan de gozo con su presencia.

“Regocíjate, hija de Sión, grita de júbilo Israel, alégrate y gózate de todo corazón, Jerusalén. El Señor será el rey de Israel, en medio de ti, y ya no temerás” grita el profeta Sofonías. “Qué grande es en medio de ti el Santo de Israel” nos repite el salmo.

“El Señor está cerca” corrobora la carta a los Filipenses, por eso “Estad siempre alegres en el Señor; os lo repito, estad alegres”, nos recuerda Pablo. ¿Por qué seguís esperando que venga el Señor si está cerca, si está en medio de nosotros? ¿A que viene esa nostalgia como si Dios se hiciera derogar?

Esa confianza no quita las dificultades sino que lima las asperezas, los desencuentros, las decepciones…Por encima de todo lo negativo está esa fidelidad de Dios y su promesa no se aparta de nuestro lado, permanece en medio de nosotros.

La dualidad, el creer en un Dios que está “allí arriba”, mientras nosotrxs nos preocupamos de lo de “abajo”; creer que para estar con Dios hay que dejar de lado todo lo demás…pensar que nuestras ocupaciones diarias son demasiado rutinarias y mundanas para interesarle a Dios ignoran esa relación de amistad a la que estamos llamadxs.

Carmen Notario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s