Soy la costurera de mi vida. Marifé Ramos

Costura
créditos de imagen

Marifé Ramos.  Madre, doctora, teóloga, profesora, amiga y creyente

Me he matriculado en Corte y Confección. Quería recordar lo que me enseñó mi madre, pero en clase he descubierto que soy la costurera de mi vida.

Cuando nací era un trozo de tela virgen. Nadie sabía en qué me transformaría con el paso del tiempo. Mis padres, con cariño, habían diseñado unos patrones, pero cuando llegué a la adolescencia empecé a cortar y coser mi futuro; al menos,  sus costuras fundamentales.

Con el paso del tiempo me fui convirtiendo en una tela de patchwork. Sentía que en el encuentro con cada persona recibía un trocito de tela, de un color y dibujo diferentes. Así se fue enriqueciendo mi paño.

Pero, en la lucha de cada día, también se me hicieron rotos y jirones. Yo misma recorté algunos trozos, para que fueran paño de lágrimas, manta en la intemperie o mantel de fiesta.

Ahora, al jubilarme, estoy diseñando un nuevo patrón para mi vida. Un patrón sencillo, solo quiero trazar las líneas esenciales. Voy metiendo la tijera en todo lo que sobra. No quiero adornos superfluos y ya no necesito bolsillos.

De pequeña creía que el hilo de oro era el más valioso de un costurero. Con el paso de los años he ido descubriendo otras bobinas de más calidad: la paciencia, la hospitalidad, la solidaridad y la escucha… Incluso la pequeña bobina de la humildad, con su hilo transparente, refuerza muy bien las costuras.

Con estos hilos intento coser ahora el vestido de mi vida. También remiendo y zurzo cada noche los rotos y desgarros que descubro, por pequeños que sean.

Me gustaría llegar a ser como ese viejo vestido que encontré en el arcón de la casa del pueblo. Muestra, con sus rotos y zurcidos, el paso de los años y la huella de la vida. Tiene un encanto especial.

Y  cuando el traje de mi cuerpo se quede pequeño y me oprima, espero que la hermana muerte me ayude a desnudarme, me tome de la mano y me lleve a la otra orilla. Allí, el buen Dios cubrirá mi desnudez con su manto,  hecho de amor, misericordia y eternidad.

                                      ********************************************

¡FELIZ AÑO 2019!

Que sigamos tejiendo nuestra vida con los mejores hilos,

que sigamos cosiendo nuestras historias,

unas con otras

y zurzamos, junt@s y con amor, el gran paño de la humanidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s