Papa Francisco: No hay feminismo sin protesta. Consuelo Velez

b81c6-2
creditos de la imagen

Consuelo Velez. Fe y vida. religion digital

La entrevista que le hizo el periodista español Jordi Évole al Papa Francisco el pasado 31 de marzo ha dado mucho de qué hablar en “positivo”. El Papa respondió con la naturalidad y espontaneidad que lo caracterizan. Hablaron sobre muchos temas sin prisa, de manera cercana, humana y evangélica. Cada tema tratado merecería un comentario pero quiero referirme al tema de las mujeres, precisamente porque ya había comentado -en otro escrito-, la desafortunada frase del Papa de que “Todo feminismo es un machismo con falda”. El periodista le hace precisamente esa pregunta y el Papa responde que se equivocó y explicó el hecho diciendo que “en un momento de mucha intensidad positiva hacia la mujer, cuando estaba explicando, después de haber escuchado la intervención de una mujer (eso fue en la cumbre sobre la Pederastia), estaba escuchando el testimonio de una mujer que iba justo en la línea que yo quería, que yo siento que debe andar, entonces empecé a comentar eso y me fui al feminismo un poco más de protesta y la frase justa tendría que ser eso, tendría que ser así, ‘todo feminismo puede correr el riesgo de transformarse en un machismo con falda’, esa es la frase justa, la otra me equivoqué pero fue una equivocación de momento, no porque lo piense así, la frase justa es ‘todo feminismo corre el riesgo de transformarse en un machismo con pollera’ (así le dicen en Argentina a la falda)”.

Es muy positivo que el Papa reconozca que se equivocó y no dudo de la buena voluntad que tiene de dar a las mujeres más lugares en la iglesia. Pero, lamentablemente, aún el Papa no acierta o no sabe o no es su preocupación o con tantas cosas no acaba de ver la relevancia de la situación de las mujeres o, simplemente, esta cuestión es hoy un signo de los tiempos inaplazable y supone muchos cambios pero no se sabe cómo asumirlo y responder en serio a las transformaciones necesarias y, entonces sigue siendo un tema en el que se “patina” y se dice lo que se puede.

El papa dice que se refería al “feminismo un poco más de protesta”. ¿Acaso puede darse un movimiento social como es el feminismo sin protesta? Y si no se hubiera protestado ¿se hubiera conseguido algo? El Papa dice que “todo feminismo” ¿es acaso verdad? Y los feminismos que han conseguido para las mujeres los derechos civiles, sociales, culturales, ¿son machismo?

El periodista siguió ahondando en el tema de las mujeres y le preguntó al Papa si la mujer se encuentra bien representada en la Iglesia. Le recordó la imagen que quedo del último viaje de Benedicto XVI a Barcelona en la que la única participación que se vio de las mujeres, fue la de las religiosas limpiando el altar. El Papa reconoció que era una situación “muy triste” y que parece que aunque todos estamos llamados al servicio, las mujeres además están llamadas a la “servidumbre”. Pero dio también, la “típica respuesta” de quien no niega lo innegable pero lo relativiza y no da ningún paso a un cambio real. Dijo que para él, hay que promover a las mujeres dándoles algunas funciones como consejeras o como jefes de dicasterios pero que “eso no es lo importante”, porque “lo más importante” es que la Iglesia es “femenina”. A decir verdad la Iglesia es “Pueblo de Dios”, es “comunión”, es “sacramento” y en ella tienen que existir las dimensiones masculinas y femeninas propias de los seres humanos pero, sin olvidar, que gracias a la categoría de análisis “género”, los roles atribuidos por la cultura a los varones y a las mujeres, no son exclusivos de cada sexo sino que varones y mujeres podemos ejercer esos roles: las mujeres pueden ser fuertes, valientes, inteligentes, con excelente desempeño en el espacio público y los varones pueden ser tiernos, intuitivos, detallistas y desempeñarse excelentemente en el espacio privado.

El papa Francisco ha traído a la iglesia un sabor a “evangelio”, especialmente, en la centralidad de los pobres para la vida cristiana. Pero la realidad de las mujeres no ocupa la “urgencia inaplazable” que exigen estos tiempos. Parece que hay que seguir esperando ¡y mucho! Porque es demasiada pesada la estructura clerical que se ha construido como para que se pueda entender la urgencia del cambio y la inclusión real de las mujeres en todos los estamentos de la iglesia, no como “femenina” sino como hija de Dios, con igual dignidad y responsabilidad que los varones.

Pero ¡atención! Un poco antes, el 25 de marzo salió la Exhortación Apostólica Postsinodal Christus Vivit y en el  No. 42 está la frase correcta que tal vez el Papa debería haber dicho y la actitud que la iglesia definitivamente tendría que tomar frente a las mujeres: “Una iglesia demasiado temerosa y estructurada puede ser permanentemente crítica ante todos los discursos sobre la defensa de los derechos de las mujeres y señalar constantemente los riesgos y posibles errores de esos reclamos. En cambio una iglesia viva puede reaccionar prestando atención a  las legítimas reivindicaciones de las mujeres que piden más justicia e igualdad. Puede recordar la historia y reconocer una larga trama de autoritarismo por parte de los varones, de sometimiento, de diversas formas de esclavitud, de abuso y de violencia machista. Con esta mirada será capaz de hacer suyos estos reclamos de derechos y dará su aporte con convicción para una mayor reciprocidad entre varones y mujeres, aunque no esté de acuerdo con todo lo que propongan algunos grupos feministas. En esta línea, el Sínodo quiso renovar el compromiso de la Iglesia ‘contra toda clase de discriminación y violencia sexual’. Esa es la reacción de una iglesia que se mantiene joven y que se deja cuestionar e impulsar por la sensibilidad de los jóvenes”.

Ojalá se lea con atención este numeral, se asuma como exigencia y esta iglesia cuestionada por los jóvenes comience a ser una iglesia viva que acompañe las luchas de las mujeres y les abra definitivamente espacios reales de participación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s