El incendio de la catedral de Nôtre Dame.

columnistas-isabel-gomez-acebo_560x280
creditos de la imagen

Resulta curioso ver las distintas reacciones ante el gran incendio que ha sufrido la catedral de Nôtre-Dame, pues aparecen muchos de puntos de vista que resultan irreconciliables entre sí.

Hay personas y gobiernos que hacen enormes esfuerzos para no hablar de un templo católico y sólo se refieren a una obra de arte visitada por millones de turistas. Otros que ven el incendio como castigo de Dios pues como el templo de Jerusalén se había dedicado al turismo y no al culto. El dinero para la reconstrucción se ha levantado en pocas horas, muchos millones de euros que han nacido de los bolsillos de particulares y no del gobierno francés a quien pertenece el templo. Se han levantado discusiones sobre la forma de reconstruir la catedral pues algunos piensan que hay que tratar de copiar la arquitectura inicial mientras que otros apuestan por incorporar elementos del siglo XXI en las nuevas obras. También hay voces que defienden que ese dinero recaudado se destine a viviendas para los pobres y se abandone la catedral a su suert

Todo el mundo arrima el ascua a su sardina. Ayer leí el artículo de un periodista que defendía que no se había quemado el altar tridentino y si lo había hecho el que nació a partir del concilio Vaticano II, con la conclusión manifiesta de que las llamas salvaron la teología de toda la vida mientras que se cebaron con los nuevos modos eclesiales de los que no es partidario el articulista que firmaba

Creo que se pueden sacar conclusiones esperanzadoras de un hecho trágico. La mayoría de los franceses han quedado consternados de ver que la maravillosa catedral había estado a un tris de quedar hecha cenizas. También en los distintos países europeos se han dado cuenta de que estos templos históricos estaban en la base de nuestra unión que hoy se llama Unión Europea pero que antes se veía reflejada en el camino de Santiago. Y los católicos pudieron manifestar su fe a las puertas de un templo en llamas, una imagen que resultaba conmovedora ¿No está toda la Iglesia sufriendo incendios intencionados por terroristas o por la falta de moralidad de algunos dirigentes?

El incendio de la catedral de Nôtre-Dame nos puede servir de llamada de atención para tomar actitudes reparadoras antes de que sea tarde y se caiga todo el edificio. Cada cual que aporte su grano de arena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s