Carta al nuevo obispo auxiliar de Chile, Carlos Irarrázaval.

carlos-irarrazaval_2124697576_13628366_660x371
Carlos Irarrazabal: “es cierto que en la última cena no había ninguna mujer sentada a la mesa y eso tenemos que respetarlo también”

Alejandro Fernández Barrajón. religion digital

Ilustrísima:

 San Pablo, en la carta a Timoteo y el Código de Derecho Canónico piden que “el obispo sea insigne por la firmeza de su fe, por sus buenas costumbres, por su celo por las almas, su sabiduría y su prudencia y otras virtudes humanas que le capaciten para su cargo”

 Y no soy yo quien va a dudar de que usted reúne todas esas características para ser nombrado obispo auxiliar de Santiago de Chile, al menos algunas de ellas.

Cuando he conocido sus declaraciones para cerrar la puerta a la ordenación de la mujer, con un argumento tan tumbativo como éste: “En la última cena no había ninguna mujer sentada a la mesa”, he pensado dos cosas, perdóneme usted:

  • 1) O bien es usted un trepa de los que tanto abundan en la carrera episcopal y que tanto daño hacen a la iglesia de Jesús, que desea destacar lo políticamente correcto para no desentonar
  • 2) O no  tiene usted esas cualidades que le hacen falta a un obispo, buen pastor, para serlo, al menos su prudencia y su celo por las almas.

 Porque mire, en la última cena tampoco había apóstoles príncipes con capas de terciopelo de seis metros, ni apóstoles inmobiliarios, ni apóstoles encubridores de pederastia, ni había apóstoles de color, ni amantes de atrios de 400 metros cuadrados… ¡No, no había!

 Y obispos sí los ha habido, y los hay, y yo he conocido a algunos. Su argumento contra la ordenación de la mujer es penoso. Y su falta de prudencia es excesiva porque la mujer es quien  sostiene hoy mayoritariamente la iglesia y muchas parroquias estarían desatendidas en su pastoral si no fuera, en muchos lugares, por ellas. Es usted injusto cerrando puertas que el Espíritu Santo, si se empeña, puede abrir.

 El Reino va creciendo sin que nadie sepa cómo y llegará ese momento, estoy convencido de ello, en que la mujer será admitida al sacramento del Orden como ya lo han hecho muchas iglesias hermanas que nos llevan, como siempre, la delantera en algo tan elemental. Creo en ello por dos razones fundamentales:

  • 1) Si para Dios todos somos iguales, hombre y mujer, no entiendo por qué no podemos ser iguales en la iglesia.
  • 2) Si nos ha dicho san Pablo que ya no hay hombre ni mujer, ni esclavo ni libre, ni griego ni romano sino que somos todos uno en Cristo Jesús, no entiendo por qué en la iglesia tiene que haber distinciones tan poco entendibles ya en el momento histórico que estamos viviendo.
  • 3) Puedo añadir una más, si me lo permite, su ilustrísima, el sentido común. Estamos en el siglo XXI y ya no podemos vivir con la mentalidad judía del siglo I.

Pero si a esto le añadimos otras declaraciones que, al parecer, su ilustrísima ha hecho, como esas, refiriéndose  a la pedofilia para tapar lo pasado, de que “un arroz recalentado no sirve para nada”, me reafirmo en que su prudencia está bajo mínimos y su celo por las almas es, al menos, discutible. Juan Carlos Cruz, que fue quien denuncio a Karadima, le dijo, por eso, que usted era un “tontazo”. Yo no le llamaría eso a su ilustrísima jamás, pero sí le digo, con perdón, que es usted un imprudente. Y si usted no mejora el silencio, es mejor respetarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s