Inmatricúleme, padre, porque he pecado. Alberto Revuelta

revuelta1
Alberto Revuelta

Alberto Revuelta. atrio.org

Nos matriculaban nuestros padres en el colegio. Nos matriculábamos en la universidad y ahora se matriculan en un posgrado. Pero nunca nadie se ha inmatriculado. Los notarios que son funcionarios ricos del antiguo régimen sí han inmatriculado predios. Los notarios son de oposición y por eso saben inmatricular. Saben muchas leyes civiles. Cosa distinta es que las practiquen.

        Los obispos y sus curas se han dedicado los últimos años a inmatricular todo lo inmatriculable, que han podido hacer suyo. Las manos eclesiásticas no son manos muertas como con Mendizábal en 1833. No. Ahora son manos vivas y en algunos casos vivarachas.

        Tanto han inmatriculado que el gobierno en funciones no ha podido publicar el listado de 30.000 inmatriculaciones que, calculan, han ejecutado los obispos católicos y sus curas.

        ¿Para qué inmatriculan los obispos y sus curas? Para cumplir el dicho de Jesús en Mateo 6, 19: No os acumuléis tesoros en la tierra, donde la polilla y la herrumbre destruyen, y donde ladrones penetran y roban; 20 sino acumulaos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni la herrumbre destruyen, y donde ladrones no penetran ni roban; 21 porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón.

También inmatriculan para hacerle caso a Jesús quien advirtió al terrateniente rico en Lucas 12,
        19 y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate.
        20 Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será?
        21 Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios.

        Los obispos y sus curas siempre cumplen lo que enseñó Jesús en Mateo 8, 20 Las zorras tienen madrigueras y las aves del cielo nidos, pero el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar la cabeza.

        ¿Qué es lo que inmatriculan? Todo cuanto los notarios, los registradores de la propiedad, los abogados del Estado y don José María Aznar les deja inmatricular. Casas, conventos, ermitas, fincas, cruceiros, Iglesias, catedrales, predios en medio de la nada. Lo inmatriculan y ya pasa a ser de propiedad de los obispados y parroquias o conventos. Cuanto más inmatriculan más bienes tienen. Siguen el evangelio al pie de la letra, pero al revés.

        La ley de Aznar les dejo inmatricular. Por eso los obispos recomiendan siempre votar a los partidos del señor Aznar. Los que defienden la inmatriculación privada.

        Además de acumular propiedades los obispos que dicen seguir a Jesús consiguen no pagar impuestos. Porque al acumular bienes de culto y clero están exentos de impuestos por amor a Dios. Como los pobres decían antes: “Una limosnica por amor de Dios”.

        Si usted es católico, aunque no practique, puede ser objeto de inmatriculación. San Pablo ya dijo e 1 Corintios 3, 16 ¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? Si usted se pide ser inmatriculado por su obispo pasaría a ser propiedad de la Iglesia católica y además dejaría de pagar impuestos al ser lugar de culto. Ni IBI, ni IVA, ni IRPF, ya que los obispos, aunque cobren por entrar como turista en sus iglesias y catedrales no pagan impuestos porque no ganan dinero ni obtienen beneficios.

        Piénselo. Hará un buen negocio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s