Castillo: “Los conflictos más frecuentes de Jesús fueron los que tuvo con sus discípulos”

caravaggio_2159194071_13913317_660x371
Caravaggio

El mayor enemigo para la Iglesia, en tiempos de los Jesús, era la ambición de los que se empeñaban en ser los primeros, del mismo modo y en idéntica medida, el mayor enemigo en la gestión política es la ambición de los que, por encima de todo, se empeñan en ocupar el sillón de mando supremo

Jesús elogió a los “pequeños”, a los “últimos”, a los “niños”, a los “esclavos”. Así es como tenían que ser los responsables y dirigentes de la comunidad o grupo que Jesús planteó en sus orígenes

Dicen los entendidos en la historia y la cultura del Imperio romano que, en el mundo de aquel tiempo, “a nadie se le ocurría pensar que la religión y la política estuvieran separadas” (Warren Carter). Lo que era bueno o malo para la religión, era igualmente bueno o malo para la política. Por tanto, si la religión iba mal, la política no podía ir bien. Y a la inversa, otro tanto.

Pasaron los siglos, cambiaron los tiempos, y ya entrados en el s. XVI, casi al final de su vida, Maquiavelo dijo esto: “Los príncipes o los estados que quieran mantenerse incorruptos deben sobre todo mantener incorruptas las ceremonias de su religión, y tener a ésta siempre en gran veneración, pues no hay mayor indicio de la ruina de una provincia que ver que en ella se desprecia el culto divino” (“Discursos sobre la primera década de Tito Livio”, I, 12).

Si yo me entero bien de lo que quiso decir Maquiavelo, es que política y religión funcionarán bien y en ellas no habrá corrupción cuando funcionen al unísono. Es decir, cuando no vaya cada una de ellas desinteresada la una por la otra y funcionando cada cual según sus conveniencias o intereses.

Dicho esto, se me antoja que, para entender lo que quiero decir y donde pretendo aterrizar, para lo que nos interesa, en este momento, es que, si pretendemos aportar algo que valga la pena, en la situación que estamos viviendo, lo mejor que podemos hacer es ver si la política encaja en lo que dice el Evangelio. Y, por favor, que nadie me venga diciendo que no metamos a los curas en la sopa. Porque lo que voy a decir no es cosa de curas. Ni el problema político, que tenemos que afrontar, es una sopa. Estoy hablando de cosas mucho más serias.

Me explico. No hablo de curas porque afortunadamente lo que voy a relatar, se produjo cuando todavía no había curas en el mundo. Eran los tiempos aquéllos cuando Jesús andaba por la tierra. Entonces, lo que había eran “los que seguían a Jesús”. El Evangelio los denomina “discípulos de Jesús”.

Pues bien, si el Evangelio tiene razón, la pura verdad es que Jesús tuvo conflictos y enfrentamientos, no sólo con los escribas y fariseos, ni con Herodes o con Pilatos, ni siquiera con los Sumos Sacerdotes, de los que Jesús sabía que iban a ser sus asesinos. Por más extraño que parezca, los conflictos más frecuentes de Jesús fueron los que tuvo con “sus seguidores”, con los discípulos, con los apóstoles.

Quién es el primero

Esto supuesto, la pregunta fuerte y determinante es ésta: ¿por qué se enfrentó Jesús precisamente con los que le seguían, con sus apóstoles? La respuesta da que pensar. Jesús se enfrentó con sus apóstoles porque aquellos hombres discutían con frecuencia cuál de ellos era el más importante, el primero. El término griego “prótos” (el “primero”) se encuentra 96 veces en el Nuevo Testamento. Y conste que este término significa, desde Homero, el que tiene el mayor rango, el máximo valor (H. Langkammer). Por lo visto, en la Iglesia, desde sus orígenes más remotos, ya era un problema lo del rango, el poder y la importancia. Cosa que no era, ante todo, asunto de fama. Sobre todo (y ante todo), era el problema del poder.

No voy a cansar a nadie citando textos de los Evangelios. Baste recordar que Jesús elogióa los “pequeños”, a los “últimos”, a los “niños”, a los “esclavos”. Así es como tenían que ser los responsables y dirigentes de la comunidad o grupo que Jesús planteó en sus orígenes.

¿Qué nos viene a decir todo esto? Lo digo con la mayor claridad y sencillez: de la misma manera que Jesús se dio cuenta de que el mayor enemigo para la Iglesia era la ambición de los que se empeñaban en ser los primeros, del mismo modo y en idéntica medida, el mayor enemigo en la gestión política es la ambición de los que, por encima de todo, se empeñan en ocupar el sillón de mando supremo.

Termino: ¿En qué está el secreto del éxito popular del papa Francisco? En que la cualidad, que lo distingue, es su profunda humanidad. ¿Y en qué está el secreto de la confusión, inseguridad y dudas de la política y los políticos? En que el criterio determinante y decisivo es el empeño de ser el primero y el más poderoso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s