ADU. Gerardo Villa

col_gerardo

Gerardo Villa. Fe adulta

Me da igual: abrir los ojos que escuchar. Una situación muy dura en la humanidad: coronavirus, guerras, refugiados, manifestaciones, muchas y muy fuertes, descontento…. Me produce dolor y tristeza, necesito buscar alguna estrella que brille en medio de esta noche tan obscura, y no encuentro muchas estrellas, ni la luna. Percibo pequeñas luciérnagas que tenuemente marcan y denuncian su presencia.

Somos muchos los que esperábamos del papa más decidido a favor de los viri probati, que casados, pudieran acompañar a las comunidades cristianas, pero el problema sigue y no se ve postura de tomar decisión.

¿Hay algo de luz? ¿Existe alguna chispa de esperanza?

Como el rey Acáz pregunto a los profetas de hoy. Y la respuesta es la misma: “un Niño nos va a nacer y de ahí viene la salvación”. Veo la película ADU, y me entusiasmo. Un niño tan valiente, tan decidido. Sí, es película, pero en la realidad se sigue dando. Son tantas personas débiles, niños, ancianos, empobrecidos. Y de ahí va a venir la salvación. Parece un contrasentido.

Pero tantos débiles, sufrientes, empobrecidos, son los que traen las respuestas a los problemas, porque, además, el Padre Dios, está ahí actuando. Igual, muchos millonarios pierden sus riquezas, pero la fuerza de la debilidad, del amor, abre nuevos caminos y viene la salvación. Aunque para ello sea necesario el que exista de por medio una bicicleta vieja y estropeada. Coraje, decisión, valentía.

Fue en la cumbre sobre el clima donde oímos la valentía y el coraje de Greta Thunberg que conquista la cumbre del clima de Madrid casi sin decir una palabra. Surgen constantemente profetas, líderes, mensajeros que marcan otra alternativa a la sociedad.

Y en este sentido me sorprende. Hay una persona capaz de decir lo que siente y vive con total valentía y honestidad. Está creando otro ambiente en el mundo. Es el papa Francisco, porque además va en el camino de sembrar esperanzas y poner los medios: Un palacio para los pobres, vive en la sencillez absoluta, tiene libertad de palabra, ¿qué más se puede hacer?

Es una denuncia demasiado fuerte: un niño contra todas las leyes internacionales, que consigue llegar a un país donde poder vivir mejor. Gracias por no haber buscado los premios del festival. Así hace más denuncia y tiene mayor fuerza su planteamiento. Con muchas personas como Adú, que las hay, el mundo tiene arreglo. Otro mundo.

 

Gerardo Villar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s