Reflexiones ante el proceso de consulta para Vicarios

Foro de Curas de Bizkaia

Ante el proceso de elección de vicario general y vicarios territoriales que está en marcha, y en el marco de la renovación de los consejos episcopal, presbiteral y pastoral diocesano desde BERPIZTU queremos aportar algunas reflexiones:

La diócesis de Bilbao, en este tiempo de elección y renovación, tiene ante sí una oportunidad para aplicar de manera práctica el llamado a la sinodalidad que está haciendo el papa y que el mismo obispo ha reiterado en varias de sus más recientes alocuciones.

–         La sinodalidad, como principio, puede ser aplicada de forma práctica en el proceso de elección de vicario general y vicarios territoriales asegurando, por un lado, la máxima transparencia e información en todos los momentos del proceso de elección y, por otro lado, abriendo la posibilidad de ser candidatas a Vicario general y Vicarios territoriales a todas las personas que conforman nuestra Iglesia local.

–         Aunque es bien sabido que se puede hacer una lectura de la normativa canónica que restringe el acceso a dichas candidaturas a presbíteros (con determinadas características de edad, actividad y nombramiento) es posible encontrar experiencias de otras Iglesias locales que han realizado una lectura más amplia de las posibilidades que da el derecho canónico y se han abierto, con sus debidas adaptaciones, a candidaturas por parte de religiosas, laicas y laicos a posiciones asimilables a las de vicarios.

–         Las experiencias de este tipo, que se pueden encontrar en diócesis de Europa Occidental y América latina, son iniciativas que ayudan a entender que estamos en un tiempo de transformación profunda de la Iglesia y que es real ese “kairós” que años atrás el papa señalaba con gran ímpetu y confianza en el Espíritu.

–         Además, es coherente con expresiones que el mismo papa ha mostrado a lo largo de su pontificado en las que ha abierto la posibilidad de que gran parte del funcionamiento organizativo se pueda revisar en lógica de Iglesia sinodal (que sabe conjugar comunión, participación y misión) y su preferencia por una Iglesia que se atreva a probar y experimentar, con aciertos y errores, frente a una Iglesia que se queda esclerotizada por no atreverse a hacer las preguntas oportunas.

Por todo esto consideramos desde BERPIZTU que poner a la Iglesia de Bizkaia en coherencia con la sinodalidad es seguir escuchando al Espíritu y promover experiencias llenas de audacia, como audaz ha ido esta diócesis de Bilbao en diferentes momentos de su historia cuando ha puesto atención a los signos de los tiempos. Y como consecuencia, expresamos la necesidad de:

–         Abrir un tiempo de información y diálogo sobre la posibilidad de candidaturas a vicarios, con sus necesarias adaptaciones, también por parte de religiosas, laicas y laicos.

–         Hacerlo, además, en el marco de una reorganización que contemple, al menos, otros dos niveles de consideración: el de la reorganización territorial y el de la reorganización de la lógica de los equipos ministeriales, encomiendas, nombramientos, laicado liberado, etc., contemplando con especial atención en esos niveles asuntos como el del número de vicarios necesarios y convenientes (en este proceso se ha regresado a siete, siendo cuatro en el último período), el papel, configuración y presencia en los consejos (sobre todo de un laicado cuya participación ha de ser de pleno derecho y no simbólica), y el del papel del laicado en la vida de la comunidad y su presencia.

Conscientes de que el actual proceso de consulta diocesana para el nombramiento del nuevo consejo episcopal (vicario general y vicarios territoriales) ya está en marcha, proponemos en concreto que:

–         El nombramiento de vicario general y vicarios territoriales, como consecuencia del actual proceso, sea por un tiempo reducido y con carácter provisional, limitado al período sinodal en el que se desarrollen los diálogos pertinentes sobre los asuntos indicados, empezando por la elección de nuevos vicarios u otra figura que sea posible.

–         Una vez finalizada esta segunda elección, se diseñe e inicie un tiempo, igualmente sinodal, de reorganización territorial, de equipos ministeriales, encomiendas, etc.

–         Dentro de ese tiempo de reorganización se realicen acciones de información, difusión y diálogo sobre experiencias de Iglesias locales que se han abierto, con sus debidas adaptaciones, a candidaturas a posiciones asimilables a las de vicarios a religiosas, laicas y laicos, además de presbíteros, y que están impulsando nuevas formas de organización eclesial.

BERPIZTU se ofrece a participar activamente en este proceso que se propone y, de forma especial, en la búsqueda de experiencias de otros lugares del mundo en el que se está avanzando con audacia hacia una Iglesia sinodal coherente con las iglesias de los primeros tiempos, además de con el espíritu del papa.

Por eso dirige estas reflexiones a todas las comunidades de la Iglesia de Bizkaia y a su obispo, con el deseo de poder presentarle directamente estas propuestas y solicitando por esta vía un encuentro con él, en cuanto sea posible.

Bilbon, 2021eko urriaren 6an

Las personas interesadas en saber qué es y quiénes formamos parte de Berpiztu pueden leer la Carta las comunidades que se encuentra en este mismo blog. La enviaremos, no tardando mucho, a todas ellas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s