Noticias recientes sobre el diablo

Isabel Gómez Acebo. religion digital

No sé si estoy siendo influenciada por los horrorosos disfraces de mis nietos en la fiesta de Halloween, pero la verdad es que estoy viendo alusiones al diablo en muchos sitios y reconozco que me sorprende  porque en mí ya larga vida no ha existido mucho interés por su persona, probablemente porque no creo en la personificación del mal. Este aspecto de mis creencias puede haberse visto afectada por la relación que ha tenido siempre el mundo femenino con el demonio desde el Génesis cuando la serpiente tentó a la mujer, porque “como era más débil se dejaba influenciar fácilmente”. Y la historia continuó apuntalando esa relación, no tenemos más que estudiar los juicios a las brujas que ante los tormentos a los que fueron sometidas se prestaron a confesar toda clase de connivencia diabólica

Las alusiones que me han sorprendido recientemente son tres noticias relacionadas con Satanás. La primera es un curso que se ha realizado en Roma para exorcistas, tanto sacerdotes como seglares, y que se va a desarrollar durante varios meses. Tiene un costo alto y me ha hecho preguntarme por las razones que han movido a estos estudiantes a frecuentar sus aulas ¿Creerán que hay personas endemoniadas? ¿Pensarán que determinadas prácticas o conjuros pueden alejar al demonio de estos seres humanos? ¡Qué difícil es comprender a los que no piensan como tú!

            La segunda noticia tiene que ver con la palabra diábolos que pronunció el Papa ante los jesuitas eslovacos cuando relacionó a una famosa cadena católica en los Estados Unidos, afirmando que sus ataques a su persona tenían que ser obra del diablo. No mencionó al grupo, pero en la mente de todos estaba EWTN fundado por una religiosa ya fallecida, conocida como la madre Angélica, que no se cansa por activa y por pasiva de atacar a nuestro pontífice. Pero de nuevo me pregunto ¿Era una forma para hablar del mal o creía en efecto que la persona del demonio estaba detrás de esta sociedad?

            También me ha parecido interesante la recensión de un nuevo libro Giving the Devil His Due: Satan and the Cinema que traducido al español sería Dar al demonio lo que se merece: Satanás y el cine. Es una obra editada por dos catedráticos Jeffrey A. Weinstock, profesor de literatura inglesa especializado en monstruos y seres fantásticos y Regina M.Hansen más relacionada con el mundo de la religión y en concreto con el catolicismo, que tratan 14 ensayos sobre temática de películas donde la persona del diablo brilla por sí sola

            Siguen un orden cronológico y la mayoría de estas obras se encuentran en el género de fantasía terrorífica con el propósito de entretener y no proponen enseñanza alguna, salvo algunos toques sobre Fausto y datos del Génesis. Son en general relatos cómicos, pero aunque las películas de horror toquen el tema de lo sobrenatural las que nos hablan del demonio se sitúan dentro del ámbito religioso, teológico y espiritual

La pregunta que se hace uno de los autores es el motivo del interés que estos temas suscitan y llega a la conclusión de que el atractivo se debe a la concepción de nuestro mundo gobernado por distintos principios, algo que nos produce angustia pues entran en nuestros miedos, ansiedades y culpabilidades. Es decir que el público acude a estos filmes de terror porque ya están asustados y en ellas, ven una secuencia: un comienzo, principio y final que demuestra que sus miedos pueden ser vencidos

Algunos artículos son temáticos, otros históricos y los más significativos tratan de la relación del diablo con Jesucristo como la obra de Scorsese, La última tentación de Cristo (1988) y la de Mel Gibson, La pasión de Cristo (2004). Hay un autor, David Hauka, que trata de la segunda aparición de Cristo, Advocating for Satan. The Parousia- Inspired Horror Genre, como si fuera un tema de horror, y otro Barton Palmer, que se introduce en todos los temas del anticristo en las películas, especialmente con The Omen de Richard Donner

La conclusión final que sacan estos autores es que el vacío que han dejado las religiones tradicionales se ha rellenado con alusiones al demonio o al mal, intentando negociar con la complejidad de la existencia en donde las cosas en general no son blancas o negras ya que la mayoría se mueve en un entorno de grises. Pero también advierten que muchas personas creen en el diablo de una forma literal y despreciarlas no lleva a ningún lado

Estoy deseando de que acaben los festejos de Halloween, que aunque no me producen más que hilaridad, son de una estética horrible y nos apartan de la memoria de nuestros muertos queridos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s