El «mito» de María y el sentido de su «virginidad» (con Carmen Lasanta, Radio Galilea)

El blog de X. Pikaza. religion digital

Gabriela Lasanta (Directora Radio Galilea)

Para muchas personas la palabra “mito” es sinónimo de mentira, engaño o fantasía. “Derribar mitos” suele ser usado, incluso en política, como sinónimo de veracidad. Sin menoscabo de la manipulación que los poderes fácticos suelen hacer de los mitos, ellos, en su esencia, son portadores y reflejo de las verdades más profundas del alma de los pueblos. Por eso subsisten y, aunque parecen extinguirse, renacen con ropajes diferentes pero siempre los mismos. Derribar mitos ha sido también causa de enormes y sangrientas persecuciones a lo largo de la historia, y la Iglesia Católica, como poder político, no estuvo exenta de eso durante su inserción en el mundo pagano. Un mundo que mil años después resurge hoy con el retorno de los dioses y las diosas en plena era de un racionalismo exasperante.

La expresión “El retorno de las diosas” tiene hoy millones de citas, libros y artículos.Y, más allá de lo sociológico, el fenómeno nos interpela a los católicos a adoptar una posición: ¿Vamos a seguir mirando de reojo como a una amenaza que disuelve nuestra identidad? ¿Vamos a “dejarnos llevar por el viento de cualquier doctrina” como advierte San Pablo? ¿O vamos más bien a volver a la fuente originaria de nuestra identidad, la biblia, para hacer las re- lecturas que la época interpela? Cada vez que en la Iglesia se adoptó ese camino generó verdaderas joyas del pensamiento humano…pero, más de una vez, a contrapelo de sí misma.

Si hay una figura atravesada por el retorno de las diosas esa es María. Es tan enorme, profunda, arquetípica y densa su presencia que hasta en el más oscuro mundo del crimen, en pueblos no católicos, en el discurso feminista y allí donde parece dominar el agnosticismo ella está. Claro que a veces con rasgos que se parecen más a antiguos mitos que a los que le otorga la doctrina tradicional. ¿Sera acaso que la diosa madre, la Pachamama, la Demeter griega, la diosa Kali , vuelven a ocupar un lugar en el panteón de lo sagrado ? María, nuestra humilde galilea que apenas dejo algunas frases en los evangelios ¿Cómo llego a ser la reina del cielo, la madre de Dios, la co-redentora, la inmaculada concepción y cuanto título se le quiera poner? ¿Habrá sido tal vez la manera que la Iglesia tuvo de encausar la enorme potencia y demanda del mito de una diosa madre? Lo que distingue a María de otras diosas es un tema fascinante y urgente. Porque María no se presenta en su propia palabra como una figura cósmica sino histórica. Su canto es himno a los eternos e iluminados sueños de los pueblos. Pero su presencia por ej en Guadalupe la presenta como una figura cósmica y mestiza. Con permiso del obispo de o sin él su figura es claramente la Pachamama. Francisco lo comprende bien, por eso mandó rescatar la figura de esta diosa robada del vaticano y arrojada al rio por un “ofendido “cruzado. (Acá la tienen en la foto) ¿Es impactante ver al papa y los cardenales rodeando una diosa andina verdad? Algunos dirán “era hora”…otros “Ya no entiendo nada” y otros se sienten urgidos a corregir hasta al mismo Papa de una herejía y la tiran al rio…. Xabier Pikaza es una voz con enorme autoridad para alumbrar estos temas. Dedicó su vida a los estudios bíblicos que han dejado una producción de más de 81 libros, es Doctor en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca , Doctor en Filosofía por la Universidad de Santo Tomás de Roma y Licenciado y candidato a doctor en Sagrada Escritura por el Instituto Bíblico de Roma. Ha sido además docente universitario de Historia de las Religiones Comparadas entre otras cátedras. Conversar con él, escucharlo es siempre para nosotros una experiencia luminosa que abre horizontes, nos humaniza y reconcilia con la vida indómita. Todas estas huellas del paso del Jesús en este mundo. Con enorme agradecimiento a Xabier te invitamos escucharlo este sábado a las 10.30 en Radio Galilea Podes hacerlo entrando en  Radio Galilea click en Escuchar en vivo. O en el muro de Radio Galilea click en usar app (FB R. Galilea) O bajando la aplicación Radio Galilea a tu celular. O simplemente pinchandodainusradio.net/galilea X. Pikaza. María, historia, símbolo y mito Este motivo ha sido elaborado en varias entradas de de mi Diccionario de la Biblia, donde se puede encontrar en varias de sus entradas.

En nivel de historia (accesible de algún modo a todos los testigos) María ha sido mujer mediterránea, de origen galileo, madre conflictiva de un pretendiente mesiánico judío y luego miembro de su iglesia. No es por tanto una nueva versión del mito femenino de Dios, ni mujer eterna o avatara intemporalmente hermosa de la más hermosa de las diosas de oriente. Sobre la base firme y dura de su historia concreta de mujer y persona se funda y recibe sentido lo que sigue. Si en un momento dado olvidamos esta base destruimos el sentido cristiano de María como ser humano verdadero, mujer y persona.

– Los cristianos han recreado simbólicamente la figura de María, descubriendo y/o expresando en ellas signos fuertes de la religiosidad humana del entorno y algunas novedades de la nueva experiencia evangélica del Cristo. Ella ha recibido así un profundo significado dentro del espacio de la confesión creyente. Los evangelios no conservan y/o elaboran su recuerdo para saciar una curiosidad, por otra parte lícita, acerca de la madre de Jesús sino para expresar el sentido de la fe. María actúa así como un catalizador simbólico del mesianismo cristiano: resulta difícil “contar” (transmitir) el sentido de Jesús sin aludir a su madre, expresando en ella el principio, camino y meta de la nueva experiencia creyente. Su símbolo no sirve para negar o camuflar la historia sino para afirmarla en su profundidad creyente.

Pero la figura de María se sitúa desde tiempo muy antiguo (desde el mismo Nuevo Testamento) en el principio de un camino de apertura tendencial al mito. Llamo mito al símbolo de tipo intemporal que se desliga de la historia y expresa en forma imaginaria aquello que parece haber sido y será siempre, el eterno y divino retorno de las cosas. Entendido así, el mito destruiría la individualidad histórica de la madre de Jesús, no viéndola como persona individual sino como expresión de lo sagrado (femenino o materno) que se expresa en ella. El mito unifica lo divino con lo humano en un tipo de simbiosis suprahistórica, al proyectar hacia lo eterno (lo divino) los elementos fundamentales de la vida histórica: el nacer y el morir, lo masculino y femenino, la guerra y la concordia etc. En ese fondo María vendría a convertirse al fin en diosa. De manera muy normal, al situarla en el lugar donde el hombre y Dios se unen, la mariología coloca a la madre de Jesús, al menos de manera tendencial, en una línea abierta al mito; ella termina asumiendo (sin negar la historia) temas que el mito había desarrollado en plano transhistórico al hablar de la madre divina o la mujer sagrada[1]. 

Adelantando de algún modo reflexiones posteriores y para evitar desde ahora las críticas normales y los malentendidos que se suelen elevar en este campo, he querido formular las dos tesis o principios básicos de la mariología teórica de la Biblia. El primero ayuda a entender la relación entre símbolo y la historia. El segundo distingue entre historia y mito:

– La mariología cristiana constituye el descubrimiento y cultivo creyente (consecuente) de la hondura simbólica de la historia de María. Así la distingo de una pura fenomenología mariana que fija y organiza los símbolos de la Madre de Jesús de un modo puramente cultural. María se ha hecho pronto un elemento del símbolo de fe; es más que una persona del pasado, más que objeto de argumentación o prueba discursiva; ella es elemento constante de la confesión cristiana, que la introduce en su credo, diciendo que ella es Madre del Hijo de Dios.

– Al situar a María cerca del espacio donde se reciben o/y elaboran mitos religiosos casi universales (hierogamia, madre divina, feminidad sagrada…), la mariología asume como propia la tarea crítica de superar (negar y recuperar en forma nueva) lo que esos mitos han descubierto o inventado. Quizá podamos decir que la mariología es una disciplina abierta por esencia al diálogo cultural interreligioso con sus valores (nos sitúa en el lugar donde el ser humano ha buscado, sufrido y soñado con más intensidad) y sus riesgos (el evangelio de la historia de Jesús y de la iglesia puede diluirse con María y por María en los pretendidos valores eternos de los dioses y diosas del entorno mediterráneo y del oriente antiguo). 

Teniendo esto en cuenta he querido elaborar una hermenéutica mariológica cristiana que brote de la raíz evangélica de Jesús, y nos ayude a descubrir mejor, con cercanía humana y profundidad evangélica, el sentido creador de su mensaje. Por eso he destacado desde el principio la vinculación de historia y símbolo, para superar en su raíz el riesgo destructor del puro mito.

[1] He elaborado de manera extensa el mito de lo femenino en las diversas versiones del antiguo oriente, en Hombre y mujer en las religiones, EVD, Estella 1996. Volveré al tema al final de este libro (desde Ap 12).

Un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s