La ardua batalla del Papa para reformar la Curia romana

Una mirada a los últimos dos siglos explica por qué reformar el Vaticano es tan complicado

BIZKAIKO ABADEEN FOROA. Foro curas de Bizkaia

Fuente:   La Croix International Por Massimo Faggioli. Estados Unidos

Se ha convertido en costumbre que los papas reúnan a los altos funcionarios de la Curia Romana cada año justo antes de Navidad para intercambiar saludos navideños.

Y desde 2014, los comentaristas han informado de la reunión anual con mayor curiosidad, mientras que los responsables y el personal de estas oficinas del Vaticano se han acercado a ella con creciente aprehensión.

Esto se debe a que el Papa Francisco usa su discurso en la reunión previa a la Navidad de ese año para advertir a sus principales asesores contra caer presos de una larga lista de, lo que él llamó, «enfermedades curiales».

El discurso se produjo en el segundo año de su pontificado, cuando había grandes esperanzas de que los esfuerzos del Papa jesuita para reformar la Curia Romana estaban avanzando.

Pero después de que un borrador de “Praedicate Evangelium”, la constitución apostólica para implementar la reforma, se distribuyera en 2019, no ha habido más movimientos.

De hecho, ha habido mayormente silencio desde entonces… y una disminución de las expectativas.

Informes recientes predicen que Francisco publicará la constitución dentro de los primeros seis meses de este año. Sin embargo, el Papa no lo mencionó el mes pasado en el discurso previo a la Navidad a los funcionarios del Vaticano.

En cambio, se centró en la humildad y la sinodalidad, exhortándolos una vez más a ser menos burocráticos, menos motivados por el carrerismo y más como una comunidad cristiana.

La mala y gran curia romana

La Curia Romana, que funciona como la burocracia central de la Iglesia Católica, ha sido blanco de polémicas y caricaturas desde tiempos inmemorables.

Ha sido atacada desde siempre por ser, al parecer, corrupta, no lo suficientemente pastoral, separada de la experiencia vivida por los cristianos, y por hacer reglas para otros que no se aplican a ellos mismos, los legisladores.

Esto es lo que ha sucedido desde la época de Dante en la Edad Media y más tarde, cuando el Papa y su Curia se ubicaron en Aviñón (Francia) y el humanista italiano Petrarca describió a los cardenales como aliados de Belcebú.

Esta percepción negativa forma parte del perfil de la Curia Romana y depende siempre (también en los casos de Dante y Petrarca) de cierta idea de Roma como ciudad sagrada y/o secular.

Pero hay momentos en la historia de la Iglesia, como el actual, en los que la razón de ser de la Curia es un objeto constante de conversación eclesial y teológica.

En el cónclave de 2013, el que se produjo después de la renuncia de Benedicto XVI, las polémicas contra la Curia (y especialmente contra los italianos) se hicieron particularmente duras tanto desde la izquierda eclesial como desde la derecha, por diferentes razones.

La situación es, de alguna manera, similar a lo que sucedió durante el Concilio Vaticano II (1962-65), cuando la mayoría reformista buscó una revisión importante de la Curia Romana.

Pablo VI impidió que eso sucediera, pero, en cambio, preparó su reforma con la constitución apostólica de 1967 “Regimini Ecclesiae universae”.

Al mismo tiempo, Pablo VI hizo todo lo posible para tranquilizar a los funcionarios de la Curia, de quienes dependía para su gobierno diario de la Iglesia, de que ninguna reforma se implementaría sin su colaboración en el proyecto.

Dos papas reformadores, dos estilos muy diferentes

Es interesante comparar el discurso cuidadosamente codificado que dio el 29 de septiembre de 1963, al comienzo de la segunda sesión del Concilio Vaticano II, con los discursos que Francisco ha dado a la Curia Romana, comenzando con el prenavideño en 2014.

Los discursos de Pablo VI sobre la reforma de la Iglesia tenían como objetivo tranquilizar al personal y a las élites de la Curia y ganar su leal colaboración. Los emitidos por Francisco parecen ser todo lo contrario.

Hay muchas similitudes entre Giovanni Battista Montini y Jorge Mario Bergoglio, pero no, en este tema.

Pablo VI tenía un sentido de los planes de reforma: tenía un plan claro para reformar la Curia y lo llevó a cabo en solo dos años después del final del Vaticano II.

El Papa italiano era el alma de un grupo bastante cohesionado, la mayoría reformista del Concilio, que se convirtió en una gran parte de la clase dominante de la Iglesia a principios del período postconciliar.

Gracias a él, la Curia Romana se hizo menos italiana, más internacional y más sensible a las relaciones entre la Iglesia y la cultura moderna. Obviamente, esto se hizo con resultados mixtos.

Por el contrario, Francisco no ha traído a nadie de su propio pueblo a Roma y no ha nombrado a ningún argentino para los principales puestos del Vaticano que están dirigidos por obispos y cardenales.

Todo en lo que puede confiar son jesuitas clave y algunos latinoamericanos que viven en Roma, pero no tiene un equipo, ni siquiera un equipo de rivales.

El Consejo de Cardenales

Todavía no sabemos si la Curia Romana será significativamente diferente de la que tenemos ahora, una vez que Francisco haya completado su reforma.

El Consejo de Cardenales (que creó solo unos meses después de su elección al papado) comenzó a trabajar en este proyecto en serio en 2014 y lo único que se ha puesto en blanco y negro es el borrador de 2019 de la constitución apostólica. Y eso fue recibido con comentarios críticos y fue devuelto para una nueva redacción.

Lo que sabemos ahora mismo es que la reforma financiera, que implicó cambios en varios cargos, ha sido una bolsa mixta (incluso dejando de lado la disputa entre los cardenales George Pell y Angelo Becciu o el actual juicio penal contra este último).

El Papa también ha fusionado una serie de oficinas (llamadas dicasterios en la jerga vaticana), como sucede periódicamente en los gobiernos. Es posible que otra gran fusión involucre a los dicasterios de Propaganda Fide, Nueva Evangelización, Educación y Cultura.

El Consejo de Cardenales, que originalmente se conocía como el C8 (ocho miembros), luego creció al C9 y ahora es el C7, ha perdido gran parte de su atractivo original.

La misma decisión de Francisco de crear un consejo privado de este tipo para ayudarlo a gobernar se consideró innovadora y rompió un tabú en la historia de las relaciones estrictamente monógamas entre los papas y los miembros de la Curia.

La forma en que la nueva constitución apostólica aborde ciertos temas clave dirá mucho sobre el diseño del Papa argentino para el futuro del cuerpo administrativo central de la Iglesia.

¿Qué será de las congregaciones?

El primer conjunto de preguntas se refiere a las congregaciones históricas de la Curia Romana.

Por ejemplo, ¿mantendrá la Congregación para la Doctrina de la Fe el papel supremo que ha tenido desde el siglo XVI, o se volverá igual a las demás como parece haber sucedido durante el pontificado de Francisco?¿Y qué pasará con la poderosa Congregación para la Evangelización de los Pueblos, comúnmente conocida como Propaganda Fide, ahora que toda la Iglesia Católica se considera territorio misionero y necesita ser (re)evangelizada?¿Habrá un reequilibrio entre las congregaciones para obispos, clérigos, religiosos y laicos a la luz del nuevo énfasis en la sinodalidad?

En esta perspectiva, ¿mantendrá Francisco el sistema basado en dicasterios permanentes o volverá al modelo anterior del llamado gobierno consistorial centrado en comités ad hoc?

La Secretaría de Estado y los dicasterios de nueva creación

Un segundo conjunto de preguntas se refiere a los dicasterios que se han creado en los últimos tiempos o cuyo papel se convirtió en central en los últimos dos siglos.

Una de ellas es la Secretaría de Estado. ¿Seguirá siendo un superdicasterio que coordine a los demás (como Pablo VI quería que fuera)? ¿O la tarea de coordinación será asumida por otras instituciones, tal vez el Consejo de Cardenales?

Un tercer conjunto de preguntas se refiere a los dicasterios u organismos que Francisco ha creado, como la Secretaría y el Consejo para la Economía y el Dicasterio para el Desarrollo Humano (que ahora tiene un liderazgo interino, después de que Francisco aceptara recientemente la renuncia del cardenal Peter Turkson al finalizar su mandato de cinco años).

En una Iglesia sinodal, ¿cuál será la relación entre el Sínodo de los Obispos y la Curia Romana?

Lo más importante: ¿recibirá la Pontificia Comisión para la Protección de los Menores (o un dicasterio recién nombrado con la misma tarea) la posición, el personal y los recursos adecuados para afirmar su papel en el trato con otros dicasterios de la Curia?

El centro y las periferias

Y, finalmente, una cuarta pregunta se refiere al papel del Vaticano como centro de una Iglesia que ahora está orientada hacia las periferias.

El continuo desorden global, eclesial y político ha fortalecido la necesidad, tanto práctica como simbólicamente, de un centro seguro para la Iglesia Católica.

El catolicismo es más grande y más vasto que la Curia Romana, pero creo que un centro en Roma sigue siendo esencial. No para la preservación de las tradiciones eclesiásticas transitorias, sino para mantener las periferias en el radar de la Iglesia universal en su conjunto.

Entre otras cosas, en los últimos diez siglos la Curia Romana también ha servido como productora de ideas y cultura, no solo en las artes, que han mantenido al catolicismo global.

Esto a menudo es ignorado por aquellos (tanto de izquierda como de derecha) que sobreestiman el momento autoritario / normativo en el orden eclesial y eclesiástico.

Las persistentes dificultades en la redacción de la constitución apostólica para una Curia Romana reformada deben considerarse en el contexto de los últimos dos siglos.

Los grandes cambios vienen indirectamente a través de circunstancias históricas

En las primeras décadas del siglo XIX hubo diferentes intentos de introducir reformas curiales radicales durante los años profundamente traumáticos que siguieron a la Revolución Francesa (1789-99) y el surgimiento de Napoleón.

Hubo el secuestro y la muerte de Pío VI a manos de los franceses, el cónclave de 1800 en Venecia y dos ocupaciones francesas de Roma. Todo esto sirvió para paralizar o desplazar al personal y archivos de la Curia.

El hecho es que la verdadera reforma de la Curia Romana que marcó una época no tuvo lugar hasta 1870. Pero no por nada de lo que fuera ordenado por el Papa o el Concilio Vaticano I (1869-70).

Más bien, la reforma se produjo indirectamente con el colapso de los Estados Pontificios.

Esto remodeló completamente la tarea de la Curia. Ya no se encargaba de gobernar un reino o una Iglesia que estaba unida a él.

Ahora estaba en el centro de una Iglesia global que estaba en camino hacia la globalización. Esto se debió, en parte, a la exaltación del papado a través de los dogmas sobre primacía e infalibilidad que fueron aprobados por el Vaticano I.

El plan de reforma de Francisco nos ayuda a entender que la forma de la Curia Romana no es decidida autónomamente por la propia Curia o por los papas, sino también por las condiciones históricas externas en las relaciones entre el papado y el orden político global (Italia incluida).

El Papa Francisco es una anomalía

En los últimos dos siglos hemos visto dos cambios importantes.

El primero fue entre los siglos XIX y XX, cuando la Curia pasó de servir a un papado insertado en el sistema imperial a una Curia sirviendo a un papado que operaba en un sistema de estados nacionales.

Ahora, en el siglo XXI, la tarea es reimaginar una Curia Romana que deja atrás el orden político del siglo XX para un papado que lidia con la crisis de la globalización mundial.

Esto implica lidiar con la crisis de los estados nacionales y las organizaciones internacionales en favor de las nuevas redes transnacionales, el etnonacionalismo y las grandes corporaciones. Es una crisis de la democracia en beneficio del Estado administrativo y del capitalismo globalizado.

Lo que está claro es que el intento de cada Papa de reformar la Curia de Roma se basa, en gran medida, en su experiencia previa con esta estructura burocrática central.

Pablo VI quería claramente actualizar la Curia de Pío XII, de la que había sido un jugador clave. Su modelo fue una mezcla de Pacelli y Vaticano II.

Pero Francisco es una anomalía en muchos aspectos. No es un sacerdote italiano o diocesano, sino un jesuita sin ninguna red de curia romana preexistente. Más bien, está más cerca de un modelo de Iglesia similar a un movimiento y a un sacerdote callejero.

Sus relaciones con la burocracia vaticana como arzobispo estaban más a distancia en comparación con sus predecesores del siglo pasado.

La idiosincrasia anti-Curia del Papa Francisco es bien conocida. Pero todavía es difícil saber qué tipo de modelo imagina para la Curia Romana, es decir, en qué se está inspirando o a qué está apuntando.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s