Vivir en agradecimiento

Koldo Aldai. Fe adulta

Vivir en agradecimiento es «modus vivendi” que puede tener principio, pero preferentemente no fin. No se trata tanto de un propósito a renovar con la salida de cada sol brillante, sino de un anclaje profundo, de un estar permanente, sobre todo cuando el cielo oscuro y la tierra empapada. No es tanto un anhelo matutino con la oración en tus labios, no es lanzarte en cada amanecer un exigente reto de agradecimiento; es una permanencia que no expira, un abono ilimitado, un enraizamiento inamovible. Es una forma de estar en el mundo, de relacionarte con tus hermanos en la Tierra, por supuesto con la entera Creación. Hablamos una forma de vivir con el corazón henchido, no arrugado.

Nuestro corazón arrugado puede hacerse con muchas teorías y catecismos, ya de nueva o antigua era, ya ante los santos habituales, ya ante los gurús de más reciente desembarco. La doctrina sola no colma corazones. Vivir en agradecimiento y no en la queja o en la reivindicación constante es lo que marca la mayor y definitiva diferencia entre vida profana y vida espiritual. Sobre todo reivindicarnos a nosotros mismos como constructores de nuestro mañana, como hacedores de nuestro propio futuro.

A veces reivindicar ante otros cuando la causa es a todas luces justa, pero sobre todo reivindicarnos a nosotros mismos como hijos e hijas de Dios; sobre todo sentirnos imbuidos de desconocidas facultades, de desmesurado poder para sobreponernos a las dificultades, para triunfar en los diferentes campos de experimentación y probación; sobre todo reencontrarnos facultados para salir victoriosos de la verdadera batalla, del reto de vencer a quien en nuestro interior se resiste a tornar sólo una alma rendida, clavada siempre de rodillas, infinitamente agradecida.

Apuntar estas cosas no sale gratis, reclaman el compromiso constante, exigen la prueba al término de la palabra. No es posible teclear en las nubes, para después pisar entre el barro, jugar a ras de tierra. Redactar máximas elevadas impone techos de permanente cristal, pero ya no hay vuelta atrás. Combatir la queja exigirá desterrar el lamento a presentes y a futuros. Ya no podemos garabatear sino lo que reclama esa alma tantas veces tirana, tantas ocasiones feliz, incomprensible, permanentemente severa.

Koldo Aldai

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s