La mujer no es la guinda en la torta de la Iglesia

Redacción de Atrio, 11-febrero-2022

Tal vez es que, por la facilidad de Internet, acudo a demasiados medios, tanto especializados como generalistas. Y descubro cosas que no llegarán fácilmente a la comunidad atriera. Por ejemplo, este artículo desde Australia, que está en proceso de Concilio continetal. Recalco en el título lo que me parece más fundamental y está al final. Un sacerdote que se confiesa fan de Francisco señala con razón que el feminismo de este papa, junto a llemadas a la revuelta de las mujeres, contiene a veces elogios que son ofensas. AD.  

La exclusión de las mujeres del ministerio es una forma de abuso

Las cosas deben cambiar, pero no sucederá a menos que haya un cambio en la actitud del clero hacia las mujeres.

Por John Crothers | Australia | La Croix International

Vivimos en un mundo donde, lamentablemente, abundan los comportamientos abusivos.

Ya sea que se trate de abuso físico, sexual, emocional, psicológico o de cualquier otra forma, es necesario denunciarlo en todos los niveles. Suele ser perpetrado por hombres contra mujeres, precisamente porque pueden hacerlo. La fuerza física, la naturaleza combativa masculina y las culturas patriarcales juegan un papel en este flagelo dominado por los hombres, pero ninguno de estos factores puede usarse como excusa.

Los ejemplos más obvios de comportamiento abusivo generalmente se ven a nivel individual: un hombre que regaña a su esposa en el supermercado, una mujer a la que se habla en una discusión grupal, un jefe que habla con una empleada de manera condescendiente.

La maldición del abuso estructural

Pero la forma más insidiosa de abuso es el abuso estructural, donde el comportamiento abusivo se camufla dentro de las reglas y pautas de la institución. Es más sutil que otros tipos de abuso, pero es igual de real.

La exclusión de las mujeres del ministerio ordenado por parte de la Iglesia Católica es una forma de abuso estructural. Los mismos elementos que caracterizan el comportamiento abusivo individual están presentes en la forma en que la jerarquía se relaciona con las mujeres: lenguaje condescendiente, esfuerzos para desempoderar, silenciamiento de voces, negativa a participar.

Actualmente en Australia estamos comprometidos en un proceso de Concilio Plenario. Muchos más de 200.000 participantes contribuyeron a la etapa preliminar cuando se solicitó la presentación de propuestas.

El resumen de 300 páginas de esas presentaciones muestra claramente una fuerte llamada a una mayor y más significativa participación de las mujeres en la Iglesia, incluido el ministerio ordenado.

Y, sin embargo, los obispos australianos se negaron a permitir que cualquier referencia a los problemas de la mujer viera la luz del día en la agenda final. Silenciaron las voces de las mujeres, porque pudieron. Hablaban por encima de ellas, porque pudieron. Las desempoderaron, porque pudieron. Se negaron a comprometerse con ellas, porque pudieron.

El Papa Francisco y su punto ciego

Incluso el papa Francisco, a pesar de su talante cálido y pastoral, tiene una evidente dificultad al tratar de comprender y relacionarse con las mujeres, particularmente con respecto a su lenguaje. Sus referencias a la mujer en la Iglesia como guinda en el pastel son vergonzosas.

Cuando Donald y Melania Trump lo visitaron en el Vaticano en 2017, después de hablar con el presidente Trump, Francisco se volvió y habló con Melania y le preguntó qué le había cocinado a su esposo.

Es fácil excusarlo: “Pero el Papa es un anciano y un producto de su cultura y época”. Estoy tentado a hacerlo yo mismo. Soy uno de sus mayores fans.

Pero no podemos hacer eso. Cualquier forma de abuso, sin importar cuán benigno pueda parecer, contribuye al comportamiento abusivo más amplio contra las mujeres que vemos en todo el mundo, particularmente en las culturas religiosas.

Mujeres reducidas a la servidumbre

En su intención de oración para el mes de febrero, Francisco invita a las mujeres “a luchar cuando, en algunos casos, son tratadas injustamente, incluso dentro de la Iglesia”. Luego señala que han sido “reducidas a la servidumbre, a veces por hombres de la Iglesia”.

La implicación clara es que estas mujeres han soportado un comportamiento abusivo por parte de miembros del clero en la forma en que han sido tratadas. Las palabras del Papa, en esta ocasión particular, están dirigidas a las religiosas y mujeres consagradas, pero también pueden aplicarse en un sentido más amplio.

Muchas mujeres católicas sienten que han sido “tratadas injustamente” y “reducidas a la servidumbre” por la forma en que han trabajado incansablemente por el bien de la Iglesia, pero han sido excluidas de los roles de liderazgo y han sido reprendidas incluso por plantear el problema.

Es admirable que el Papa Francisco exhorte a las mujeres que han sido tratadas injustamente a “luchar” por la justicia. Pero de nada sirve pelear, si los “hombres de la Iglesia” que las han explotado ni siquiera las escuchan.

Los obispos nunca abogan por las mujeres

¿Por qué, en general, los obispos no tienen empatía con las mujeres católicas y su lucha por ser reconocidas en la Iglesia y ser tratadas con justicia? ¿Por qué nunca abogan en su nombre? ¿Por qué no dicen algo tan simple como: “Entendemos cómo te sientes”? Nunca lo hacen. La respuesta de los obispos siempre es desdeñosa, si es que hay alguna respuesta.

Al menos parte de la razón de esto es el hecho de que la mayoría del clero pasa poco tiempo conversando con mujeres en profundidad. Su mundo es un mundo muy masculino. Sus colegas en el ministerio son todos hombres y, en muchos casos, sus amigos cercanos también son hombres. No entienden el dolor que sufren las mujeres que se sienten traicionadas por la jerarquía. Nunca sienten su dolor. Sumado a eso, el clero tiene poca o ninguna experiencia de ser marginado. No saben lo que es que les silencien la voz.

Los obispos, en particular, nunca han sentido la angustia de ser excluidos, de ser ignorados, de ser privados de poder.

Además, hay una cultura patriarcal más amplia que impregna la jerarquía de la Iglesia. Produce una mentalidad de club entre el clero que es excluyente y elitista.

En el contexto de abuso estructural en la Iglesia, es una tormenta perfecta.

¿Hay esperanza?

Las cosas deben cambiar, pero no sucederá a menos que haya un cambio en la actitud del clero hacia las mujeres. La jerarquía, en particular, necesita tomar a las mujeres más en serio. Necesitan escuchar sus voces con respeto y aceptarlos como iguales.

Pero a pesar de todo, sigo siendo optimista.

Recientemente, el Vaticano acordó agregar un enlace de la “Conferencia de ordenación de mujeres” (WOC–Women Ordination Conference) al sitio web del Sínodo sobre la sinodalidad. Fue un momento decisivo para todos los interesados.

Esperemos que sea un primer paso en un viaje más largo.

John Crothers fue ordenado presbítero en 1985 por la Arquidiócesis Católica de Sydney (Australia). Autor de The Clergy Club (ATF Press, 2018), también publica canciones en su canal de YouTube ” John Crothers Singer Songwriter “, pidiendo una Iglesia más inclusiva.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s