Las Adoratrices apelan a la colaboración transnacional en la lucha contra la trata ante el incremento de los flujos migratorios

créditos de la imagen

Las religiosas han puesto de manifiesto la importancia de la cooperación “para la promoción y protección de los derechos humano.

vidanuevadigital.com

“La colaboración transnacional es fundamental para la promoción y protección de los derechos humanos ante graves situaciones de vulneración de estos como es el caso de la trata de seres humanos”. Así lo han puesto de manifiesto un grupo de expertas convocadas por las Religiosas Adoratrices a través de una iniciativa de cooperación internacional que, con el apoyo del Ministerio de Asunto Exteriores, Unión Europea y Cooperación, pretende aprovechar la amplia red adoratriz presente –entre otros lugares– en Iberoamérica y Europa para analizar la situación actual de las víctimas de trata y articular medidas conjuntas que contribuyan a informar, prevenir y proteger los derechos de las mujeres y niñas que sean o puedan ser víctimas de cualquier forma de explotación.

La acción se centra en dos acciones concretas. La primera, fue la realización de un webinar, en donde expertas internacionales analizaron tanto experiencias en la lucha contra la trata como la adopción de medidas conjuntas en la prevención de esta forma de explotación.

La segunda acción consistirá en una campaña de difusión en redes sociales, que ya está activa, mediante la publicación de mensajes clave que contribuyan a informar, prevenir y proteger los derechos de mujeres y niñas víctimas o potenciales víctimas del delito de trata con la que se pretende alcanzar a 10.000 mujeres de Iberoamérica y España.

Un problema global

La trata de personas es “una de las más graves vulneraciones de derechos y muchas veces permanece invisible ante la ciudadanía, es por ello uno de nuestros propósitos crear conciencia y denunciar las condiciones de esta forma moderna de esclavitud”, señaló Antonia López, superiora provincial de la Provincia Europa-África, durante la apertura del encuentro virtual. Un objetivo en el que coincidió su homóloga en la provincia de América, Grabiela Valot, quien incidió en cómo “la Covid-19 ha cambiado el escenario e influido en los contextos migratorios” y resaltó la labor llevada a cabo a través de actuaciones como “Iniciativa San Fernando” en Venezuela, el Proyecto de Cúcuta, en la frontera entre Colombia y Venezuela o la intervención en la zona de la triple frontera: Bolivia, Perú y Brasil.

Precisamente, responsables de Adoratrices en estas tres zonas han expuesto ante el casi centenar de participantes en el webinar las distintas realidades de cada uno de los lugares, así como de las mujeres que son atendidas a través de los proyectos.

Así, la hermana Marha Rodríguez, ha destacado el impresionante fenómeno migratorio que ha sufrido Venezuela en los últimos años, debido a factores de tipo económico, político y social. Precisamente, la falta de acceso a recursos económicos y/o la ausencia de información han sido factores que han provocado un incremento de la trata. Así, según Martha Rodríguez “Venezuela ha pasado de ser receptor a ser origen de la trata, siendo la migración caldo de cultivo de la misma”. Es por ello también que ha incidido en la necesidad de “fortalecer alianzas con la sociedad civil, las organizaciones y las instituciones públicas para visibilizar esta vulneración de derechos y trabajar en la prevención”.

Por su parte, Carmen Sarmiento, psicóloga en el Proyecto Frontera de Cúcuta, localidad fronteriza entre Venezuela y Colombia, ha coincidido también en señalar los riesgos que se producen en zonas de tránsito y alto flujo migratorio como en la que trabajan. “El uso de pasos informales, el denominado trabajo informal o la carencia de una red de apoyo son factores que ponen en riesgo de sufrir explotación a las mujeres que cruzan la frontera” y apeló por ello a la colaboración con otras entidades como la que adoratrices llevan a cabo en esta zona.

Begoña Requejo, responsable de la intervención adoratriz en la triple frontera entre Bolivia, Perú y Brasil, denunció la falta de implicación de las instituciones públicas, de grupos de apoyo y la soledad de muchas mujeres que están viviendo situaciones de violencia y vulneración de sus derechos y puso como ejemplo la acción de la Iglesia católica que “busca la implicación de los poderes públicos y se ocupa de la atención de las necesidades básicas de las personas migrantes”.

Seis de cada diez víctimas

El webinar contó también con la presencia de la doctora de Ciencias Humanas y Sociales de la Universidad do ABC (Brasil), Verónica Teresi, quien analizó los contextos de mujeres migrantes latinoamericanas ante la trata con fines de explotación sexual. De hecho, tal y como ella misma señaló, según el informe Citco 2016/2020, seis de cada diez víctimas de explotación sexual en España son latinoamericanas y recordó que las redes de trata latinas no suelen usar la coerción física para captar a las mujeres y que éstas tampoco “suelen verse a si mismas como víctimas de trata”. Es por ello que incidió en la necesidad de mirar a las diversas realidades transnacionales “lo que exige diálogo, escucha y colaboración entre los diversos actores: origen, tránsito y destino”.

Lecciones aprendidas y buenas prácticas

Por parte de la Obra Social adoratriz en España, fue la responsable del servicio de detención e identificación del Proyecto Esperanza, Margarita García, la encargada de hacer una exposición sobre las lecciones aprendidas y las buenas prácticas a través de su labor diaria durante más de dos décadas en la promoción de los derechos humanos de mujeres víctimas de la trata con fines de explotación y de informar y sensibilizar sobre esta forma de esclavitud.

Margarita García señaló la necesidad de estar siempre en alerta porque “hay que tener cuenta los distintos modus operandi que utilizan los tratantes, porque no siempre son la violencia extrema y el abuso, a veces es la manipulación y el engaño, lo que hace más difícil de detectar estos delitos por parte de las fuerzas de seguridad e incluso por las posibles víctimas”. La responsable del servicio de detención e identificación del Proyecto Esperanza expuso también algunos casos reales en de buenas prácticas e intervenciones donde la colaboración transnacional entre adoratrices América-Europa que evitó la comisión de este tipo delitos.

Tras la realización de un trabajo en grupos por parte de los participantes, en el que se expusieron propuestas para el uso de las redes sociales para la difusión de mensajes de prevención y protección de los derechos de las mujeres ante la trata, María Luisa Puglisi, delegada de Acción Liberadora de la Provincia Europa-África cerró el encuentro. María Luisa Puglisi destacó el trabajo desarrollado “en el deseo de responsabilidad de generar debate en constante búsqueda de denuncia y conciencia ante los poderes públicos del fenómeno de la trata, que es un problema global en el que nuestras sociedades deben estar cada vez más implicadas”. “Hemos conseguido visibilizar el trabajo que se hace desde distintos perfiles y enfoques, y hemos contribuido a nuestro caminar al lado de otras mujeres para conseguir vidas libres de violencia”, concluyó María Luisa Puglisi.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s