Vivir por dentro. Habilidades para lidiar con uno mismo

MARIOLA LÓPEZ VILLANUEVA

En estos tiempos no podríamos vivir sin la música. Creo que lo que más nos atrae de las canciones es poder reconocernos en ellas y sintonizar. Dan cuenta, como pequeñas historias, de aquello que nos ocurre cada día: enamorarnos, tener sueños, romper una relación, volver a empezar cuando tocamos fondo… No sé si conoces esa canción de Chambao, Pokito a poko, que dice:

Andaba perdía de camino pa la casa
cavilando en lo que soy y en lo que siento,
poquito a poco entendiendo
que no vale la pena andar por andar,
que es mejor caminar pa ir creciendo […]
mirarme dentro y comprender…

¿Quién no ha andado un poco perdido en el camino? Cuando se inicia el viaje de la vida aún no sabemos bien qué equipajes tomar, el lugar de llegada aparece lleno de incertidumbres y se nos presentan muchas hojas de ruta alternativas. Lo que sí es seguro es que queremos hacer ese viaje con otros y que los amigos son lo más importante que tenemos.

Buscar nuestra identidad y conectar con el mundo de nuestros sentimientos es una parte principal de ese viaje: «cavilando en lo que soy y lo que siento». Y es verdad que «no vale la pena andar por andar», aunque en algún momento de nuestra vida hayamos hechos recorridos perdidos, «que es mejor caminar pa ir creciendo» y que puedan desplegarse en nosotros todas las posibilidades latentes. Este crecimiento tiene un movimiento hacia afuera y tiene, también, un movimiento hacia el interior que es el que llena de belleza, de libertad y de sentido todo lo demás: «mirarme dentro y comprender…» Nos perderíamos mucho de nosotros mismos y de los otros sin esa mirada hacia dentro.

Nuestro GPS nos indica dos condiciones indispensables si queremos adentrarnos en ese espacio por descubrir de nuestra interioridad: buscarnos un acompañante, una persona con la que podemos nombrar y expresar lo que vamos sintiendo, como un guía experimentado que nos pueda dar indicadores para el camino… y pararnos para conectar con nosotros mismos. Darnos un espacio y un tiempo concreto a la semana, ojalá que cada día, para pasar lo que vivimos y deseamos por ese lugar escondido del corazón, y exponernos allí a esa Presencia amorosa que silenciosamente nos aguarda. Para disfrutar y atravesar intensamente cada uno de los momentos y paisajes del viaje necesitamos recorrerlos desde dentro, allí se ven los rostros y los acontecimientos con otra luz y a otro ritmo. Sabiendo que es pokito a poko, porque las cosas que de verdad importan necesitan su tiempo y su maduración.

Volveré pa contarte que he soñado colores nuevos y días claros. (Chambao)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s