¿Por qué los ortodoxos celebran la Navidad el 7 de enero?

La fecha de la Navidad ortodoxa fijada en el 7 de enero suscita controversias | foto: celebración de la Navidad en Belén © Beautiful Faces of Berlin/Flickr/CC BY-NC-ND 2.0

¿Por qué la mayoría de los ortodoxos celebran la Navidad el 7 de enero y no el 25 de diciembre como los occidentales? Explicaciones de una realidad que, más allá de la costumbre, tiene un significado político e identitario.

Fuente:   cath.ch

Por   Raphaël Zbinden. Foro curas de Bizkaia

Mientras el mundo occidental se prepara para celebrar la Natividad de Cristo el 25 de diciembre, muchos cristianos ortodoxos lo harán el 7 de enero. Una brecha que es importante, especialmente en países donde la población está mezclada.

Este es el caso de Ucrania, donde hay importantes minorías no ortodoxas, incluidos los católicos griegos y los católicos latinos. La Iglesia Ortodoxa autocéfala (independiente) de este país decidió el 18 de octubre permitir a los fieles y comunidades que deseen celebrar la Navidad el 25 de diciembre. Una medida dirigida principalmente a distanciarse del Patriarcado de Moscú, aliado del Kremlin en la guerra, que recientemente descartó cambiar la fecha de las celebraciones de la Natividad. La cuestión adquiere así un aspecto identitario evidente, en un contexto de crecientes «tensiones civilizatorias».

13 días de retraso

Esta divergencia del calendario, que se remonta a siglos pasados, es de hecho un reflejo de una oposición entre un mundo ortodoxo que favorece el respeto por la tradición y un Occidente más centrado en el paradigma científico.

La mayoría de los ortodoxos (incluida la Iglesia ortodoxa rusa), así como los católicos griegos, han mantenido el llamado calendario «juliano», explica el sitio web Let’s Talk Orthodoxy. Este calendario actualmente tiene una desviación de 13 días del calendario «gregoriano» occidental que se ha convertido en el calendario civil. El 25 de diciembre del calendario juliano corresponde al 7 de enero del calendario gregoriano utilizado por católicos, protestantes y varias iglesias ortodoxas.

El calendario juliano es el resultado de una reforma implementada por Julio César en el año 46 a. El cónsul en Roma había introducido esta medida temporal basada en un año de 365 1/4 días. Una duración que sin embargo supera la del año astronómico en 11 mn 14s, lo que provoca un día de retraso en 128 años. Este retraso, al acumularse, desplaza todo el calendario y, en particular, la Navidad, así como la fecha del equinocio de primavera que sirve de base para calcular la fecha de Pascua.

Problemas de tradición

El retraso acumulado por el calendario juliano en las observaciones astronómicas alcanzó los 10 días en el siglo XVI. Por lo tanto, el equinoccio se observó el 11 de marzo, mientras que la Pascua se calculó en relación con el 21 de marzo. Por esta razón, el Papa Gregorio XIII hizo elaborar un nuevo calendario que abolió 10 días, trayendo el equinoccio astronómico al 21 de marzo e introduciendo años bisiestos. Por lo tanto, la brecha con el calendario juliano continúa creciendo, alcanzando actualmente los 13 días. Aumentará a 14 días en 2100.

Un estado de cosas que ha despertado y aún despierta muchas controversias en la ortodoxia. Un documento propuesto en 1982 para el Concilio Panortodoxo (celebrado en Creta en 2016) admitió que el «nuevo calendario» (gregoriano) era más justo que el antiguo (juliano) y abogó por la adopción del primero. Las iglesias rusa, serbia y de Jerusalén se opusieron, citando dificultades pastorales. El documento no se presentó al Consejo de Creta, por lo que el debate aún está en curso.

Pero incluso si el calendario juliano goza de un innegable apego emocional de los fieles, sin embargo, tiene una serie de defectos desde el punto de vista de la Tradición, dice Hablemos de Ortodoxia. En particular, no respetó un decreto del Concilio de Nicea (325) que prohibía la celebración de la Pascua antes de la Pascua judía. El séptimo canon de los santos apóstoles, como el primer canon del concilio regional de Antioquía de 341, también prohíbe que las dos fiestas caigan en el mismo día, aunque estas ocurrencias ocurren a menudo (este fue el caso, por ejemplo, en 2008, 2009, 2013 y 2016 para el período reciente).

Compromiso fallido

Las soluciones a estos problemas de tradición y precisión científica se han propuesto en la historia. Un tercer tipo de calendario, llamado «Juliano Reformado» o «Griego» fue introducido en la Conferencia Pan-Ortodoxa de 1923 (Congreso de Constantinopla). Esta es una amalgama entre el calendario juliano para la Pascua y las fiestas móviles y un calendario gregoriano «mejorado» para las fiestas fijas. Por lo tanto, permite respetar el decreto de Nicea y los cánones de los Apóstoles y Antioquía.

Sin embargo, este calendario adolece de varios «defectos». En primer lugar, manifiesta una ilógica obvia al confiar en los dos enfoques contradictorios juliano y gregoriano. También introduce serias interrupciones en el ciclo litúrgico de siglos de antigüedad, forzando no solo la abolición de 13 días de celebración para su introducción, sino también cambiando la duración de los períodos de unión entre el calendario de fiestas fijas y el de las fiestas móviles.

El regreso del Juliano

La Iglesia rusa no participó en la conferencia de 1923. Pero el patriarca Tikhon, que trató de establecer este nuevo calendario, se vio obligado a retroceder ante la negativa de la mayoría de los creyentes. Los cismas «veteranos-calendaristas» ocurrieron incluso en las iglesias balcánicas que lo introdujeron.

Este proyecto fue percibido como un «mal compromiso entre el pensamiento teológico occidental, basado en la primacía de la verdad científica, y el pensamiento ortodoxo basado en el respeto por la Tradición», señala Let’s Talk Orthodoxy. Entre los ortodoxos, sólo la Iglesia Autónoma de Finlandia sigue actualmente el «calendario mejorado».

Pero el respeto por la tradición sigue siendo un valor importante en la ortodoxia. Por lo tanto, una ligera tendencia de retorno al calendario juliano se observaría hoy. La Iglesia Ortodoxa Polaca lo reintrodujo en 2014. E incluso las Iglesias católicas de Oriente Medio han estado celebrando la Pascua según el calendario juliano desde 2013 en el espíritu del ecumenismo. (cath.ch/parlonsdorthodoxie/arch/rz)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s