Los más feroces opositores del Papa Francisco: los clérigos más encumbrados de la Iglesia

Redacción de Atrio 

El libro de Georg Gänswein y el panfleto del cardenal Pell (traicionado por Sandro Magister tras su muerte al manifestar que El Vaticano hoy, publicado el 45-3-2022 con el pseudónimo de Demos estaba escrito por un Pell que ahora no puede contradecirle) compiten por ser los más duros ataques al papa con plenos poderes y en plena forma. Un buen vaticanólogo analiza el alcance de este ataque feroz. AD.

Por Robert Mickens | La Croix International | 14-1-2023

Comentaristas de todas las escuelas, aunque por diferentes razones, con la posible excepción del Padre Spadaro SJ, están de acuerdo en que este pontificado es un desastre en muchos o en la mayoría de los aspectos; una catástrofe”.  George Pell dixit.

 El cardenal australiano, que murió de un ataque al corazón el 10 de enero, ha sido descrito por amigos y admiradores como un “gran líder”, un “mártir blanco” y “valiente”. Y cuando Pell lanzó ese ataque contra el Papa Francisco hace menos de un año en un extenso escrito que envió a todos los cardenales de la Iglesia, demostró lo valiente que era en realidad, publicándolo bajo seudónimo.

 Fue publicado el pasado mes de marzo por el periodista italiano Sandro Magister, quien, tras la muerte de Pell, reveló que este “memorándum sobre el próximo cónclave” era efectivamente obra del cardenal. Entre otras cosas, arremete contra el Papa jesuita por causar confusión. “Anteriormente era: ‘Roma locuta. Causa finita est’. Hoy es: ‘Roma loquitur. Confusio augetur’”, dice Pell.

 Y critica al Papa por guardar silencio sobre una serie de cuestiones morales, incluida la presión de la Iglesia en Alemania para bendecir las uniones homosexuales, ordenar mujeres sacerdotes y ofrecer la comunión a los divorciados y vueltos a casar.

 El cardenal tenía 81 años cuando murió y, por tanto, ya estaba inhabilitado para votar en el cónclave para elegir al sucesor de Francisco. Pero eso no le impidió intentar influir en la elección, como deja claro el objetivo del memorándum. De hecho, Pell fue uno de los principales cabecillas entre los jerarcas que se enemistaron rápidamente con el Papa argentino. El corpulento y contundente australiano dirigió entre bastidores el silencioso esfuerzo por identificar a un sucesor papal elegible que -como señala en el memorándum- “restaurara la normalidad, restableciera la claridad doctrinal en la fe y la moral, restaurara el debido respeto a la ley y garantizara que el primer criterio para el nombramiento de obispos fuera la aceptación de la tradición apostólica”.

 El difunto cardenal contaba con fieles seguidores entre los tradicionalistas y los doctrinalmente inflexibles (ciertamente en el mundo anglosajón), especialmente entre el clero más joven y los que se preparan para unirse a sus filas. Lo afirma con toda naturalidad en su diatriba contra el Papa actual. “El Santo Padre tiene poco apoyo entre los seminaristas y los sacerdotes jóvenes”, afirma. Existen, por supuesto, abundantes pruebas anecdóticas e incluso ciertas encuestas que apoyan esta afirmación. Pell afirma que esta “desafección generalizada existe también en la Curia vaticana”.

 Esto plantea un gran problema para el Papa Francisco y su visión de la reforma de la Iglesia. Aunque es probable que la mayoría de los católicos de a pie de todo el mundo no estén implicados emocional o ideológicamente en los mismos asuntos o preocupaciones que tanto preocuparon a Pell; y aunque estos católicos tienen en general una opinión favorable o incluso muy favorable del Papa actual; será extremadamente difícil poner en práctica la visión y las reformas de Francisco si el personal clerical de la Iglesia no está de acuerdo.

 De hecho, este clero soltero y exclusivamente masculino se ha convertido, en muchos sentidos, en un gran obstáculo para la difusión del Evangelio, especialmente en el estilo dinámico, evangélico y misionero que el Papa describe en Evangelii gaudium, su exhortación apostólica de 2013, que parece un proyecto para una Iglesia católica revitalizada y reformada. La Iglesia abierta, acogedora, misericordiosa, sin prejuicios, caminante, de personas imperfectas que tropiezan tratando de discernir cómo amar más fielmente a Dios y abrazar y cuidar a toda la creación de Dios (su gente, otras criaturas vivientes y nuestra “casa común”, la Tierra), es vista como un anatema por aquellos que piensan como Pell.

 El difunto cardenal acusa a Francisco de diluir el “cristocentrismo” de la doctrina de la Iglesia. “Cristo está siendo desplazado del centro”, dice, una acusación increíble contra un hombre que es probablemente uno de los Papas más radicalmente evangélicos de la historia. Pell dice que Francisco “incluso parece estar confundido sobre la importancia de un monoteísmo estricto, insinuando algún concepto más amplio de la divinidad; no del todo panteísmo, sino como una variante del panenteísmo hindú”. Los admiradores clericales de Pell -así como los laicos católicos que son igual de tradicionalistas y sectarios- están de acuerdo con esa valoración.

Retorno a una costumbre más antigua

 El proceso sinodal que el Papa ha abierto en la Iglesia -que claramente quiere que sea una parte permanente y constitutiva de la vida eclesial, el ministerio y el gobierno- no puede arraigar plenamente o tener éxito si una parte significativa de los ministros ordenados de la Iglesia no lo abrazan y apoyan. La única opción real que tiene el Papa para asegurarse de que así sea es ampliar el número de candidatos al diaconado y al presbiterado.

 Sin introducir ningún tipo de novedad, y volviendo a su costumbre más antigua, la Iglesia debería reabrir el presbiterado a los hombres casados, además de (y no necesariamente en sustitución de) aquellos que tienen el carisma y la capacidad de profesar el celibato de por vida. La Iglesia también debería volver a la antigua costumbre de ordenar mujeres al diaconado. En su estado actual, limitar el ministerio ordenado a un pequeño subgrupo del Pueblo de Dios ya no sirve para nada, sea cual sea el buen propósito que pudiera haber tenido originalmente la creación de un sistema de castas clericales exclusivamente masculinas y no casadas. Es necesario suprimirlo, porque la reserva de candidatos en este momento es demasiado superficial y, en aspectos manifiestos, alarmantemente pútrida.

 Pero puede estar seguro de que cualquier cambio de este tipo se encontraría con la más férrea resistencia — por parte de ciertos cardenales, muchos obispos y un montón de sacerdotes y seminaristas. La mayoría de ellos lucharía por preservar, intacto, el club especial por el que Dios les ha “apartado” del resto de los miembros bautizados del Cuerpo de Cristo.

        “Sólo hombres, sólo sacerdotes… ¡Qué tiempo tan maravilloso!”

 El cardenal Robert Sarah, vaticanista jubilado guineano de 77 años y otro icono tradicionalista, reveló hasta qué punto se aprecia el actual modelo clerical, al compartir sus recuerdos sobre Benedicto XVI con el diario francés Le Figaro. inmediatamente después del reciente funeral del difunto Papa.

 “Recuerdo el Año Sacerdotal que decretó en 2009”, comenzó Sarah. “El Papa quería subrayar las raíces teológicas y místicas de la vida de los sacerdotes”.  Y a continuación, el cardenal recordó vívidamente la “magnífica vigilia en la plaza de San Pedro” para concluir el acontecimiento de un año de duración con estas palabras: “El sol poniente inundaba de luz dorada la columnata de Bernini. La plaza estaba llena. Pero, a diferencia de lo habitual, no había familias ni monjas: sólo hombres, sólo sacerdotes. Cuando Benedicto XVI llegó en el papamóvil, con un solo corazón todos empezaron a aclamarlo, llamándolo por su nombre. Fue sorprendente oír todas esas voces masculinas cantando ‘Benedetto’ al unísono. El Papa estaba muy emocionado. Cuando se volvió hacia la multitud tras subir al escenario, se le saltaban las lágrimas. Le trajeron el discurso preparado, que dejó a un lado, y respondió libremente a las preguntas. ¡Qué momento tan maravilloso! El sabio padre enseñando a sus hijos. Fue como si se suspendiera el tiempo. Benedicto XVI confió en ellos. Esa tarde tuvo palabras definitivas sobre el celibato sacerdotal. La velada terminó con un largo momento de adoración ante el Santísimo Sacramento”.

Una época maravillosa, sin duda. Sólo hombres, sólo sacerdotes. Y entre ellos, admiradores de cardenales como Pell, Sarah y algunos otros: solo hombres, solo sacerdotes; aquellos que forman la oposición más dura al Papa Francisco y su esfuerzo por reformar la Iglesia.

Sígame en Twitter @robinrome

Un comentario

  1. Pienso que Francisco es un profeta, que incomoda a todos aquellos que se creen diferentes, pero con sus comportamientos han hecho demasiado daño al pueblo sencillo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s