Los laicos del Camino Sinodal se plantan contra la carta del Vaticano

José Lorenzo. religion digital

Una señal de la poca estima que hay en el Vaticano por los laicos. Es la opinión que le merece a Irme Stetter-Karp, presidenta del poderoso Comité Central de los Católicos alemanes (ZdK)la misiva vaticana firmada por los cardenales Pietro Parolin, Luis F. Ladaria y Marc Ouellet, por la que, haciéndose eco de la preocupación de un quinteto de obispos, recuerdan la total prohibición de establecer, en el marco del Camino Sinodal ahora en marcha, un Consejo Sinodal que pueda limitar la autoridad de los pastores o de la propia Conferencia Episcopal.

Stetter-Karp, en declaraciones al portal Katholisch, lamenta el contenido de la carta, fechada el pasado 16 de enero, y hecha pública ayer por la Conferencia Episcopal germana. «En primer lugar, lo lamento mucho, porque una vez más hemos recibido una señal de poca estima por el compromiso de los laicos», señala.

«Estoy de acuerdo con Bätzing»

«Pero también quiero decir con toda claridad que estoy absolutamente de acuerdo con el rechazo por parte del obispo Georg Bätzing de las acusaciones formuladas en el informe, porque no dan en el blanco. Estamos convencidos de que el Episcopado se verá reforzado y no debilitado por la comisión prevista. Y también me alivia ver que la inmensa mayoría de los obispos presentes ayer en el Consejo Permanente se atuvieron a la Vía Sinodal.

La presidente del ZdK no cree que la carta del Vaticano suponga el fin tanto del Comité sinodal como del Consejo sinodal que pretenden poner en marcha al final de la andadura del Camino Sinodal, en el que se embarcaron a consecuencia de la crisis generada por el impacto del informe sobre los abusos sexuales en la Iglesia teutona.

«No, no lo veo -asegura-. Los cinco obispos de Colonia, Passau, Augsburgo, Ratisbona y Eichstätt [que enviaron a Roma una carta pidiendo aclaraciones sobre su proceder] no quieren participar en el Comité Sinodal. Lo lamento, pero por supuesto son libres de decidirlo así. El derecho canónico les da la opción. No se les obliga a participar. Pero lo que está claro es que la Iglesia católica en Alemania necesita un futuro en el que reposicionarse tras el escándalo de los abusos. Por eso necesitamos reformas estructurales y también formas de separar los poderes. Y estoy convencido de que la gente necesita una Iglesia en la que sea posible una mayor participación y también un sí a la diversidad. Y en esto podemos fortalecer el Episcopado».

«Me gustaría hablarlo con el Papa» 

Preguntada por si se puede seguir afirmando que el Papa tiene una actitud positiva hacia e camino Sinodal una vez que esta carta la ha aprobado el propio Francisco «in forma specifica», Stetter-Karp afirma que «me gustaría mucho oírle hablar directamente de esto. De momento no puedo juzgarlo de forma concluyente. Siempre hay ocasiones en las que tenemos motivos para ver que apoya nuestro camino en esencia y busca una Iglesia sinodal. Lo mismo ocurre con sus recientes declaraciones sobre la homosexualidad. Siempre hay ánimos. Por otra parte, sólo puedo decir que, por supuesto, también es irritante que haya publicado esta carta de esta misma manera».

En todo caso, también subraya la presidenta de los lacios alemanes que, desde el inicio del camino Sinodal, ella todavía no ha sido invitada a mantener conversaciones al respecto en el Vaticano. «Tomo nota de ello y también de que los laicos responsables no son percibidos ni tomados en serio por las autoridades vaticanas en pie de igualdad».

«No es un acto de la Curia, sino del Papa»

Sin embargo, no todos son iguales de optimistas ante el futuro a corto plazo. Entrevistado también por Katholisch, el canonista Norbert Lüdecke es mucho más pesimista a la hora de interpretar el verdadero significado de la carta del Vaticano. «En mi opinión, se trata del final nada sorprendente para lo que está previsto con el Consejo sinodal y el Comité sinodal«.

Y subraya el hecho de que la misiva vaticana haya sido aprobada «in forma specifica» por el propio Francisco. «Eso significa que el Papa se apropia de algo, lo toma en sus manos. Ya no es un acto oficial de la Curia, sino del Papa. Se puede apelar al Papa contra las decisiones de la Curia. Pero no se puede hacer nada contra el Papa«, asegura.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s