“Existe la trata de mujeres porque miramos hacia otro lado”.

trata-personas_2112098842_13514503_660x371
No a la trata de personas

Dos de diciembre, Día Internacional para la Abolición de la Esclavitud

40,3 millones de personas en todo el mundo son víctimas de la esclavitud moderna, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Los más afectados de manera desproporcionada por esta lacra, son mujeres y niñas representando el 71% del total, casi 29 millones. Del total de víctimas, un 25% son niños, alrededor de 10 millones

RD/UCV/VN. religion digital

Conchi Jiménez Aragón, coordinadora del programa de Villa Teresita-Valencia, ha impartido una conferencia en el Ateneo Mercantil de Valencia sobre la trata de mujeres para concienciar sobre “la esclavitud del siglo XXI”. La ponencia ha estado acompañada de la inauguración de una exposición fotográfica sobre rostros e historias particulares de víctimas de esta lacra que ha contado con la participación de la vicerrectora de Estudiantes y Acción Social, Beatriz de Ancos.

La religiosa, que pertenece a la congregación de Auxiliares del Buen Pastor, ha incidido en que erradicar la trata “es misión de todos” y no ha querido dar datos porque “la clave no son los números. Con que hubiese una sola mujer víctima de trata sería suficiente como para movilizarse”.

Su intención principal ha sido doble: denunciar y dar razones para la esperanza. Lo primero “no sólo a los que son clientes de prostitución, sino también a la sociedad en general porque la trata existe, cerramos nuestros ojos y miramos para otro lado. La esperanza viene porque hay salida a esta situación, hay muchas mujeres fuertes, valientes, que son capaces de empezar una nueva vida”, ha asegurado.

En la conferencia, organizada por el Vicerrectorado para los Alumnos y Acción Social de la Universidad Católica de Valencia (UCV), en colaboración con el Grupo de Trata de Seres Humanos de la Diócesis de Valencia y el Secretariado de la Comisión Episcopal de Migraciones, Jiménez Aragón ha compartido también la labor que desempeñan en su asociación.

“Desde el valor de cada persona, siendo conscientes de que hay mujeres que son hermanas nuestras y que están viviendo una situación de esclavitud, hacemos salidas a la calle para buscarlas en coordinación con la Policía Nacional y con Fiscalía. Una vez que contactamos con ellas, se comienza un proceso para que se reconozcan como víctimas y que asuman que tienen derechos y que pueden tener una vida distinta a la que viven”

“Una vez que han podido escapar se les ofrece vivir con nosotras, que es una forma de vivir en familia, un entorno propicio para el crecimiento, para curar heridas, para organizarse y promocionarse y tener oportunidades laborales, para crear redes de apoyo”.

Emilia Oliver: “La explotación sexual es la forma de violencia más grave que existe”

La intervención de Jiménez ha abierto un ciclo de conferencias que pretenden visibilizar la prostitución y la trata de personas con fines de explotación sexual “como la forma de violencia más grave que existe y de atentado contra los derechos humanos, especialmente de las mujeres”, ha señalado la profesora de la UCV, Emilia Oliver, colaboradora de Villa Teresita y de esta iniciativa.

“Se trata de una realidad que supone el segundo negocio más lucrativo del mundo para los proxenetas, cuyas ganancias son fruto de esa esclavitud del siglo XXI, en palabras del Papa Francisco. No obstante, parece ser una realidad que todos conocemos pero que hemos normalizado como algo inevitable y que ha existido siempre”, ha subrayado Oliver.

“Muchas mujeres y niñas han sido, están siendo o serán explotadas sexualmente en todo el mundo. La sociedad en su conjunto, así como cada uno de nosotros, tenemos la responsabilidad de dar una respuesta activa en la erradicación de esa realidad sufriente. Del mismo modo, tendremos una deuda con ellas por aquello que pudiendo hacer, no hicimos. Si nos sentimos parte de algo más amplio que se llama sociedad, que se llama mundo, nos sabemos comprometidos con nuestra responsabilidad de hacer ese lugar más habitable y más justo. Un lugar en el que los derechos humanos sean un bien del que verdaderamente todos podamos disfrutar, en el que el sueño lícito que todos tenemos de una vida plena no sea utilizado por otros para arrebatarnos la dignidad y la vida”, ha reconocido la profesora de la UCV.

Algunos datos para reflexionar

La celebración del Día Internacional para la Abolición de la Esclavitud, fue aprobada el 2 de diciembre de 1949, para conmemorar el aniversario del Convenio para la Represión de la Trata de Personas y de la Explotación de la Prostitución ajena. Desde entonces, casi más de 70 años atrás, los números de este flagelo son aún dramáticos y alarmantes: 40,3 millones de personas en todo el mundo son víctimas de la esclavitud moderna, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Los más afectados de manera desproporcionada por esta lacra, son mujeres y niñas representando el 71% del total, casi 29 millones. Del total de víctimas, un 25% son niños, alrededor de 10 millones.

Un fenómeno con formas siempre nuevas

El término de esclavitud moderna se utiliza como un término general que abarca diversas prácticas como el trabajo forzoso y el matrimonio forzado. Con ella, se hace referencia a situaciones de explotación en las que una persona no puede rechazar o abandonar debido a amenazas, violencia, coerción, engaño o abuso de poder. Si bien el trabajo infantil no entra dentro del término general de esclavitud moderna, normalmente se suele relacionar con ella.

Los informes preparados por los órganos de las Naciones Unidas y las ONG demuestran aún la persistencia de las viejas formas de esclavitud que subsisten al amparo de creencias y costumbres tradicionales. Esas formas de esclavitud son el resultado de una discriminación arraigada contra los grupos más vulnerables de la sociedad, como las personas consideradas de casta inferior, las minorías tribales y los pueblos indígenas.

El trabajo forzoso

Según un informe dado en 2016, se estima que unos 25 millones de personas estaban atrapadas en trabajo forzoso; de ellas, 16 millones eran víctimas de la explotación laboral forzada en el sector privado (trabajo doméstico, la construcción y la agricultura), alrededor de 5 millones eran víctimas de la explotación sexual forzada; y poco más de 4 millones (16 por ciento del total) del trabajo forzoso impuesto por las autoridades del Estado. Junto con formas tradicionales de trabajo forzoso, como el trabajo en condiciones de servidumbre y la servidumbre por deudas, existen en la actualidad formas más contemporáneas como el de los trabajadores migrantes que son víctimas de la trata.

El trabajo infantil

Además, alrededor de 152 millones de niños están sujetos a trabajo infantil, de los que lo que 88 millones son varones y 64 niñas. El mayor número de niños entre 5 y 17 años víctimas del trabajo infantil se encuentra en África (72,1 millones), seguida por Asia y el Pacífico (62 millones), las Américas (10,7 millones), Europa y Asia Central (5,5 millones) y los Estados Árabes (1,2 millones). Aproximadamente una tercera parte de los niños, entre 5 y 14 años, en trabajo infantil está fuera del sistema escolar, 38 por ciento de los niños entre 5 y 14 años que realizan trabajos peligrosos y casi dos terceras partes de los que tienen entre 15 y 17 años trabajan más de 43 horas por semana.

Los países con más esclavos

Entre las causas que generan la esclavitud se encuentran hoy en día, las guerras y los totalitarismos, por ello, entre los países con mayor número de esclavos en el mundo se encuentra Corea del Norte, aquí una persona de cada diez vive en esclavitud, obligado por el Estado a trabajar por el “bien de la patria”. Le sigue Eritrea, Burundi, República Centroafricana. Luego, Afganistán, Mauritania, Sudán del Sur, Pakistán, Camboya e Irán. La esclavitud también afecta a países ricos como los Estados Unidos, Australia, Reino Unido, Francia, Alemania, Países Bajos y muchos otros países europeos entre los cuales también Italia, donde el comercio y los flujos migratorios crean un terreno fértil para la esclavitud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s