Dejar espacios

Dolores Aleixandre. Un grano de mostaza. religion digital

La pandemia nos está obligando a vaciarnos de seguridades, soltar aferramientos, relativizar cosas,  liberar espacios…

Una expedición se adentra en la selva, se pierden, pasan los días, están sedientos,  hambrientos y al borde de la desesperación. De pronto, les llega por radio el aviso: está llegando un helicóptero de rescate y lo único que tienen que hacer es despejar  un  espacio para que el helicóptero aterrice.  No se les pide que hagan ninguna otra cosa excepto esa: dejar un lugar vacío, quitar estorbos para acoger la salvación que llega.

Pensándolo bien, es precisamente eso  lo que ocurre en un embarazo: desde el comienzo y de manera progresiva, todo en el interior de la madre, las paredes de su útero,  se van contrayendo y retirando  para dejar cada vez más espacio al niño que está creciendo dentro de ella y que necesita moverse y desarrollarse. Y desde ahí se entiende  un poco mejor ese texto del Evangelio en que Jesús pregunta: “-¿Quiénes son mi madre y mis hermanos?  Y mirando a los que estaban sentados a su alrededor, añadió: -Estos son mi madre y mis hermanos. El que hace la voluntad de Dios, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre.” (Mc 3, 21-22; 31-35). Lo de ser “hermana de Jesús” me parecía más factible, pero ser su “madre” me resultaba inexplicable. Como siempre, la luz se abre paso  en lo más sencillo y cotidiano: ¿no será que para  irnos haciendo “madres de Jesús” necesitamos ir dejándole espacio en nuestra vida y “empujando hacia atrás” lo que no le deja desplegarse y crecer en nosotros? En lo concreto, se trata de la  práctica cotidiana del amor en su versión de hacer sitio a otros, de dejarles pasar primero, de abrirles espacio para que puedan ser como son y moverse a sus anchas.  Sabiendo que  todo eso,  como ocurre en una gestación, no puede  acontecer sin pérdidas.

       Si trasladamos la metáfora a la situación que ahora vivimos, quizá podamos descubrir algo positivo en medio de la pandemia: nos está obligando a vaciarnos de seguridades, soltar aferramientos (¡ay, los planes!), remover costumbres,  relativizar cosas,  liberar espacios… ¿No habrá algún signo de vida queriendo crecer y abrirse camino en cada uno de  nosotros?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s