Mujeres: ¿por qué el cristianismo es diferente a otras religiones?

Veronique Decrop. comitedelajupe.fr

En el centro de la investigación de Véronique Decrop, los escritos gnósticos

Descubrí con gran interés El Comité de la Falda ( Comite de la Jupe) después de haber escuchado por casualidad a Anne Soupa en el 28 ‘d’Arte (30 de junio de 2020). Soy, como muchas de nuestras conciudadanas, de cultura católica, aunque ya hace mucho que me he distanciado de la Iglesia por su misoginia desesperada. Pero si ya casi no me siento católica, sigo siendo un cristiana convencida.

Me di cuenta de la suerte que tenía de haber crecido en una cultura cristiana en el extranjero, más específicamente en el sudeste asiático, donde viví durante casi 15 años. ¡No hay nada como dar un paso atrás de su cultura para tener una mejor visión general y sentir su riqueza y profundidad! Antes de ser cristiana fui (y sigo siendo) feminista y es por este criterio que juzgo a una sociedad.
En la sociedad budista, las mujeres no aspiran menos a la igualdad que las mujeres occidentales, pero los movimientos feministas no existen, nunca han existido. Este es un hallazgo que podemos aplicar a todas las sociedades tradicionales, me parece.

Me pregunté por qué los movimientos feministas (y más ampliamente todos los movimientos antirracistas) solo podrían haber surgido en Occidente. Creo que la razón proviene del hecho de que no hay nada en los cimientos de la cultura budista (y menos aún en las culturas musulmanas) que legitime la demanda de igualdad. A partir de ahí, las mujeres no encuentran asperezas a las que agarrarse, poner el pie o la mano, para imponer un legítimo reclamo.
Para empujar un poco la metáfora, las religiones y las culturas patriarcales están en este punto en particular como una pared lisa que no ofrece ningún agarre al montañista. El cristianismo, por otro lado, es excepcionalmente afortunado de tener a Jesucristo y su palabra como fundamento, incluso si las religiones cristianas dependen al menos tanto (o incluso más según la época) de Pablo, cuyas afirmaciones pueden formar parte descaradamente de la opuesto a los de Jesús.

Cuando regresé a Francia después de este largo período de retrospectiva (y probablemente también por haber tenido el privilegio de tener ante mis ojos el ejemplo de un padre jesuita de muy alto rango, Pierre Ceyrac, porque estaba trabajando en su equipo) estudié mi propia cultura más de cerca al obtener un certificado en las humanidades de las religiones en el Catho de Marseille. Fue en esta ocasión que descubrí autores que me permitieron afinar mi propio posicionamiento “ideal”. Entre estos autores, aparece en primer lugar Françoise Gange (que no figura entre las recomendaciones del Catho) que me hizo descubrir en particular los escritos gnósticos. Descubrí que están lejos de la ridícula imagen que dan las iglesias oficiales (con razón para algunos de ellos, que ejercen una duda dudosa, pero perfectamente injustificado cuando se trata de poner en el mismo saco escritos tan fundamentalmente diferentes como el Evangelio de Tomás o el de María con el Protoevangelio de Santiago o el Evangelio de Pseudo-Tomás por ejemplo). Fascinante es el rechazo por parte de estos escritos gnósticos del dualismo, comenzando por el de la carne y el espíritu (en contraposición a la posición de las iglesias oficiales), para afirmar por el contrario la búsqueda de la unidad. Sigue siendo emocionante, y sobre todo, descubrir su deseo de rehabilitar lo femenino depreciado en las culturas patriarcales y convertirlo en el centro del mensaje de Cristo. Fascinante es el rechazo por parte de estos escritos gnósticos del dualismo, comenzando por el de la carne y el espíritu (en contraposición a la posición de las iglesias oficiales), para afirmar por el contrario la búsqueda de la unidad. Sigue siendo emocionante, y sobre todo, descubrir su deseo de rehabilitar lo femenino depreciado en las culturas patriarcales y convertirlo en el centro del mensaje de Cristo. Fascinante es el rechazo por parte de estos escritos gnósticos del dualismo, comenzando por el de la carne y el espíritu (en contraposición a la posición de las iglesias oficiales), para afirmar por el contrario la búsqueda de la unidad. Sigue siendo emocionante, y sobre todo, descubrir su deseo de rehabilitar lo femenino depreciado en las culturas patriarcales y convertirlo en el centro del mensaje de Cristo.
La unidad entre lo femenino y lo masculino se plantea como una etapa esencial en el desarrollo del ser. “Cuando haces los dos Uno, y el interior y el exterior, y el exterior como el interior, y la parte superior así como la inferior, para hacer el macho y la hembra en uno, para que el macho no se convierta en hombre y que la mujer no se convierte en mujer […] entonces entrarás en el Reino. »(Evangelio según Tomás, logion 22, P 36, Ed. Dervy-Livres)
Françoise Gange sintetiza a la perfección el enfoque gnóstico: “Sabemos que los gnósticos consideraban el reinado de Yahvé como equivalente a una caída en la materia, a una pérdida de espiritualidad por privación del alma femenina del mundo. Esta privación del alma es consecutiva a la demonización de lo femenino. “(Jesús y las mujeres, p. 184. Éd. Parole d’Aube La Renaissance du Livre, 2001). Mensaje de reconciliación de lo masculino y lo femenino, hasta entonces tan rigurosamente separados por la religión patriarcal judaica […]” ( p. 56) – y podemos agregar por todas las culturas patriarcales que van por algunas hasta el apartheid de los sexos.

El nudo problemático fundamental del ser humano es la relación del Uno con el Otro y el mensaje de Cristo incide evidentemente en este punto central. Yo también estoy convencida, como Françoise Gange, de que la línea divisoria fundamental entre uno y otro es la diferencia de sexos. ¿No es el otro del sexo opuesto el más diferente a uno mismo pero también el más cercano, con quien compartimos el mismo techo, la misma cama, la misma vida cotidiana…? ¿No es la relación entre los sexos el crisol de nuestra relación con el Otro, con todos los demás cada vez diferente diferente, pudiendo o bien orientar hacia una visión del otro peligroso, enemigo, ser poseído? O por el contrario hacia una visión abierta a la diferencia, a la aventura, el que nos permite acceder al “yo” reconociendo al “tú”? ¿No es el sexismo el crisol de todo racismo?

Si este es el caso del mensaje de Jesús, ¡qué grande es la traición de las iglesias cristianas que solo otorgan a las mujeres un pequeño asiento plegable en la parte trasera de la iglesia (o incluso más bien en la sacristía entre la fregona y la escoba)!
Estoy encantada con el espacio de diálogo que parece ofrecer el Comité de la Jupe y que espero sea fructífero. Veronique Decrop

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s