Dime como te vistes…..

Marinella Perroni. https://ilregno.it/regno-delle-donne/blog

En el ámbito católico se habla mucho de cambios de época y de la necesidad de una reforma sistémica de la Iglesia. Pero hay algo que resiste obstinadamente a los tiempos cambiantes: los “trajes escénicos” eclesiásticos. Tal vez sea realmente el momento de renovar su guardarropa, para ayudar a renovar mentes y corazones.  

En su discurso a la curia romana el 21 de diciembre de 2019, el Papa Francisco hizo una declaración que me parece que resume claramente su visión del momento histórico en el que vivimos. Después de recordar las palabras del santo cardenal Newman según las cuales “Vivir aquí en la tierra es cambiar, y la perfección es el resultado de muchas transformaciones”, Francisco retomó lo que ya había afirmado en la Conferencia de la Iglesia Italiana en Florencia 2015. (“lo que estamos viviendo no es simplemente un tiempo de cambio, sino un cambio de época “) insistiendo en que   “Estamos, entonces, en uno de esos momentos en los que los cambios no son p ver lineales, sinoque hace época; constituyen opciones que rápidamente transforman el modo de vida, de relacionarse, de comunicar y elaborar el pensamiento, de relacionarse entre las generaciones humanas y de comprender y vivir la fe y la ciencia » .

El vestido habla de nosotros

Frente a la fuerza de esta exigente declaración, lo que voy a decir sonará, por decir lo mínimo, inadecuado. Excepto que fue el mismo Papa quien me hizo pensar en ello cuando agregó: « A menudo sucede que experimentas el cambio simplemente con ponerte un vestido nuevo y luego te quedas como antes. Recuerdo la expresión enigmática que se lee en una famosa novela italiana: “Si queremos que todo siga como está, todo debe cambiar” (en Il Gattopardo de Giuseppe Tomasi di Lampedusa) ». En resumen, Francesco combinó un cambio de época y un cambio de vestimenta para subrayar, sin embargo, la sustancial distancia que los separa.

Sin embargo, desde hace algún tiempo me pregunto si precisamente la incapacidad de cambiarse de ropa , es decir, la forma de “relacionarse, comunicar y elaborar pensamientos”, así como de relacionarse con el mundo, no es un signo tangible de la dificultad estructural de la vida. nuestra Iglesia a aceptar lo que el mismo Francisco definió como las “opciones que rápidamente transforman el estilo de vida”. Cuando miramos las fotografías de nuestro pasado reciente, lo primero que nos salta a los ojos y que nos da la medida de “cómo éramos” y de los cambios que fueron verdaderamente “de época” son precisamente los elementos del vestuario que marcan el diferencia : longitud de los vestidos, peinados, modelos de zapatos.  

“Viva como vive nuestra población”

No sé si es una banalidad. No lo creo, y llamo a testimonio lo ocurrido unos días antes de la clausura del Concilio Vaticano II, el 16 de noviembre de 1965. Es bien conocido el hecho: unos cuarenta padres conciliares se reunieron en las catacumbas de Domitila para proclamar y firmar el Pacto de las catacumbas , que luego también será firmado por unos cientos de obispos más. Dejemos de lado lo mucho que se puede decir desde muchos puntos de vista sobre ese momento de colegialidad eclesial y sus significados reales y simbólicos, así como el hecho de que en 2019, al final del Sínodo sobre la Amazonía, 150 obispos quisieron renovar, en el mismo lugar, esas mismas promesas . Me limito a observar algo que, sin embargo, en mi opinión, tiene un significado verdaderamente “de época”.

Los dos primeros artículos de ese documento, que para algunos Padres conciliares tradujeron inmediatamente en la práctica lo vivido y decidido en el Concilio, suenan así:

    “1. Intentaremos vivir como vive nuestra población en lo que respecta a vivienda, alimentación, medios de locomoción y todo lo que venga de aquí. Cf. Mt 5, 3; 6,33 s; 8.20.

  1. Renunciamos para siempre a la apariencia y la realidad de la riqueza , especialmente en los vestidos (tejidos ricos, colores vivos), en las insignias de material precioso (estos signos deben ser efectivamente evangélicos) ».

La ropa, por tanto, las telas, los colores: cualquier cosa menos folclórica, pero sería una tontería limitarla a un impulso pauperista. Incluso cuando las imágenes de los “trajes escénicos” clericales se desplazan por nuestras pantallas de televisión, confirman la percepción de una distancia cada vez más infranqueable, lejos de la determinación de vivir “como vive nuestra población”. Son signos, pero también son signos de la incapacidad de pensar en uno mismo a lo largo del tiempo y de la ostentación de la afirmación de que lo que cambia es sólo accidental porque en realidad no es cierto que “todo cambia”. ¡Los aparatos religiosos son siempre los “guardianes de la revolución”!    

Crear nuevos estilos es un asunto sustancial

Ciertamente, nadie puede ser obligado a hacer como Francisco de Asís, que se desnudó públicamente frente a su padre para establecer el punto de no retorno en su camino de conversión. Pero estamos realmente seguros de que si el Papa Francisco , tal vez con un motu proprio , decretara por completo la era de las faldas y botones rojos , capas y pileoli, estamos absolutamente seguros de que no daría un tiro de aceleración a esa reforma sistémica de. ¿la Iglesia que tanto se necesita, de la que tanto se habla y que, en cambio, tiene dificultades para tomar los caminos de lo posible?

El discurso se vuelve aún más delicado, pero no menos urgente también en el ámbito litúrgico. Y, sin embargo, cada vez que, en la visión del mundo, las procesiones oscilantes de mitries atraviesan la nave de San Pedro solo para ser forzadas a esos continuos “altibajos” por las cabezas canosas del portador de las cuales es difícil entender sentido posible, no puedo dejar de preguntarme si, en el caso de la Iglesia y su aparato, el razonamiento de Francisco no debe ser revertido: crear nuevos estilos es sustancial, no marginal. Quizás, al hacer clic en las imágenes de Google, el término “mitra” pueda ayudarlo a comprender.

Ciertamente, esto no significa convocar un “sínodo” de estilistas para diseñar nuevos uniformes como suele ser el caso de las compañías de bandera o las tropas militares. Sin embargo, significa cuestionarse , en profundidad, sobre la eclesiología de la que los “uniformes eclesiásticos” son testimonio claro . A menudo se cultiva la afirmación de que los uniformes no muestran que “el rey está desnudo”. Francesco, entonces, tiene razón: especialmente en entornos con un alto índice de hipocresía funcional, el peligro de la simulación Gattopardesque es muy real. ¿No es mucho peor, sin embargo, ceder al miedo a este peligro y aceptar la parálisis?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s