Cita previa

No hubo cita previa para encontrarse con el Resucitado

|Dolores Aleixandre. un grano de mostaza. religion digital

La  cita previa se ha convertido en una realidad que no hay más remedio que asumir,  lo mismo que la mascarilla o las contraseñas. Estábamos acostumbrados a llegar a la mayor parte de los sitios sin necesidad de avisos ni reservas  y,  si había más gente antes que nosotros, hacíamos cola sin rechistar  o pronunciábamos la pregunta que servía de contraseña universal:  ¿Quién da la vez?  y esperábamos a que nos tocara el turno.

Las cosas han cambiado complicándolo todo bastante y ahora tienes que llamar por teléfono, aguantar pacientemente que una voz robótica se digne atenderte,  marearte en páginas de internet  o acudir a las dichosas aplicaciones  sin las que ya no eres nadie. Ese invento informático se ha convertido en el portero de discoteca que te concede o no acceso a la puerta, la ventanilla o el mostrador en los que aspiras a ser atendido, que te apunten o tengan a bien hacerte una reserva. Solo triunfan en su empeño los portadores de cita previa y puedan exhibirla como un trofeo en la pantalla de su móvil (llevarla en papel se considera algo del Jurásico superior) y disputan su importancia a la  marca que, según el Apocalipsis, llevarán sellada en su frente los cuarenta y cuatro mil elegidos.

. Andaba yo especialmente enfadada con el asunto – no me funcionaba en el móvil la cita sanitaria,  no conseguía recordar donde rayos había apuntado la contraseña – y murmuraba contra la tiranía de estas nuevas costumbres informáticas, cuando escuché con asombro en los relatos de Pascua que  los discípulos,   carecían absolutamente de  cita previa para encontrarse con el Resucitado, pero era  el propio Jesús  quien  las repartía, como si el más interesado por estar con ellos fuera él mismo: “Id corriendo a avisar a mis discípulos que vayan a Galilea, allí me verán” (Mt 28,11); “Ve a decir a mis hermanos…”; “Id a decir a sus discípulos y a Pedro que irá delante de ellos a Galilea. Allí lo verán…”(Mc 16,7)

 Dios es una extraña fuente que va en busca del sediento. Es también el Dador gratuito de citas previas, esas que no nos hubiéramos atrevido nunca a pedir.

(21 RS, Junio 2022)

Un comentario

  1. no puedes ser más realista y genial querida Dolores. me siento plenamente identificada y ademas con el toque de la FUENTE que busca al SEDIENTO.

Responder a Pilar Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s